Septiembre

Mes de la guerra… de la tragedia.

Mes de la mentira… de la infamia.

De promesas incumplidas y recuerdos,

de los sueños rotos y las lágrimas,

de los falsos milagros y despedidas francas.

Contra mi propio afán y deseo,

debí resistir un duro intervalo

de treinta días en cruenta y santa cruzada,

blandiendo el sable y la espada,

contra un enemigo desconocido y encubierto.

Hoy me he levantado otra vez triunfante

mostrando las huellas de la última batalla.

No me fui invicta… Es cierto…

Tengo la herida aún abierta y sangrante.

Pero he sobrevivido, como siempre…

He sobrevivido la maldición de Septiembre.

 

Te puede interesar