Santiago, de Pueblo Mágico… ¿A Pueblo Trágico?

La falta de reacción del Gobierno del Estado con respecto a la presa de La Boca, tiene a Nuevo León al borde mismo de un desastre ecológico, y al municipio de Santiago en vías de cambiar su destino de Pueblo Mágico, por uno de Pueblo Trágico.

El diputado local y coordinador de la mayoría compuesta en el Poder Legislativo de Nuevo León, Marco González, realizó una visita al embalse emblemático que durante muchos años fue el principal suministro de agua del Monterrey metropolitano.

Hoy, a menos del 50 por ciento de su capacidad, las zonas secas se convierten en un problema ecológico, un desastre económico para decenas de negocios ubicados en el sector, que movían cerca de 400 millones de pesos al año y que ahora están en vías de la bancarrota.

Para empeorar las cosas, estos espacios permiten a muchos ladrones utilizar la tierra seca para llegar caminando a la parte posterior de las quintas cercanas a las que entran a desvalijar en ausencia de sus dueños.

González Valdez señala que impulsará desde el Congreso que se destinen 70 millones de pesos para reparar las cortinas de la presa, que a estas alturas ya no dan servicio adecuado y pueden colapsar.

Pero además, se requiere acción del Gobierno del Estado ante el desastre ecológico y el grave problema económico que vive el Municipio ante la quiebra de negocios ubicados frente a la presa, que han dejado de recibir visitantes.

“Tenemos un riesgo grande, Santiago de Pueblo Mágico puede pasar a Pueblo Trágico”, señala Marco.

Te puede interesar