Sábado de Anecdotario

Gustavo Carvajal Moreno era el líder nacional del PRI quien tuvo la gran idea de mandar como delegado estatal a don Víctor Manzanilla, senador yucateco, en tiempos de Alfonso Martínez Domínguez como gobernador.

Contaba don Víctor que cuando el líder nacional le informó de la encomienda, lo primero que cuestionó antes de aceptar el cargo fue que don Alfonso no admitía interferencias en su manera de manejar la política interna.

“Yo te respaldo”, le dijo Carvajal y de esa manera aceptó.

A las pocas semanas de llegar, Manzanilla dijo tener información sobre el crecimiento del PAN, que si lo dejaban, un día iba a ganar la gubernatura.

Don Alfonso se encantó y sobre ese respecto declaró que no tomaran en serio las palabras de Manzanilla, porque era la visión de “un romántico yucateco”.

Manzanilla fue muy enojado con Carvajal Moreno, exigía que se le diera un jalón de orejas a don Alfonso.

“Recuerda que esa burla no es contra mi, sino contra ti, porque tú me enviaste, yo te represento”.

Carvajal se rascó la incipiente calva…

“Mire senador”… Le dijo en tono grave Carvajal, “sí me nace darle un jalón de orejas a don Alfonso, pero mejor dejamos así”

-¿Pero cuál es la razón?

“Porque yo soy civilizado y le voy a jalar las orejas, pero ese viejo taimado pensará que por eso va a tener derecho a darme un apretón de huevos”…

Te puede interesar