Sábado de Anecdotario

Brigada médica en Villaldama… de esas veces en que el pueblo completito va a consultar, tenga o no tenga enfermedad, porque no hay seguridad de que vean a un doctor y tengan medicinas gratis en mucho tiempo.

El alcalde, “Tarta” González, ex pelotero amateur muy reconocido, quien debía su apodo a su forma de hablar, un poco tartamuda, encabeza el arranque de la brigada.

Y en el módulo de atención dental se encuentra con una dentista preciosa, mujer de unos 35 años, pero en realidad bellísima.

-¡Ma…ma…ma…cita!… ¡pe… pe… perdón!… digo, que ma… ma… quiere una cita pa… pa… para atenderse con usted… pe… pe… pero ahora que la veo… yo… yo… ta… también quiero u… una… di… digo… espe… espero que su esposo no… no… se ofenda.

“No señor Alcalde, al contrario, mi esposo estaría muy contento de atenderle también… quizá hasta le pueda ayudar para darle más fluidez en su expresión”.

-¡E… e… en se… serio!?

“¡Claro!… es el urólogo, pase a que le haga un chequeo rectal de próstata… ¡y verá que habla de corridito!”

Muy digno y con una sonrisa nerviosa el alcalde se retira…

-¡Mi… mi… mira no… nomás!… u… u… uno que di… dice un cum… cum…cumplido… ¡y luego se se… se quieren llevar de pi… pi.. ¡piquete de culo!

Te puede interesar