Rubí y los adolescentes

El vestido por supuesto tenía que ser rosa, mi hermano de chambelán con su traje vino y yo adhoc con la ocasión me vestí todo de azul, no fue en un salón, fue en el patio de mi casa, era grande y a mis 12 años para mí era inmenso…

¿Cuánta gente fue? Serían unas 100 personas o más, pues tan solo los parientes de mi tío Pancho eran casi 50, llegaron en un camión de la ruta 36 y estaba lleno. Mi madre ya viuda, literal, tiró la casa por la ventana para la fiesta de XV años de mi hermana Martha.

Es por eso que hoy entiendo lo que veo en la redes, a un señor inocente pero orgulloso de celebrar los XV años de su hija.

Describe en un video que se hizo viral, los grupos musicales que tendrá y además habrá una chiva de 10 mil pesos e inocentemente invita a todos en su comunidad, sin saber que su video no tenía configuradas las opciones de privacidad.

Para el mexicano promedio los XV años de sus hijas son todo un acontecimiento, es por eso que entiendo como los papás de Rubí, que presumen el gran evento e invitan a literal a todo el mundo, gracias a las redes sociales, a celebrar con ellos el 26 de diciembre en La Joya, San Luis Potosí.

Me pregunto si todo este furor por unos XV de una adolescente nos hará entender y reflexionar sobre los jóvenes en nuestro país, porque la cifras que se tienen respecto a ellos son poco alentadoras, según la UNICEF, somos el primer lugar en adolescentes embarazadas del OCEDE, el año pasado hubo 400 mil embarazos.

Además el mismo estudio nos dice que el 63% ha sufrido un episodio de violencia física o psicológica. Otro problema que enfrentan adolescentes actualmente es el alcohol y las drogas, 2.3 millones de jóvenes están inmersos en este terrible mal.

Según datos oficiales del (Conadic) Consejo Nacional contra las Adicciones, la mayoría de ellos las empezaron a consumir por amigos desde la secundaria o la prepa. Además de eso nos encontramos con el dato de la (INEGI) que indica más de 3 millones de adolescentes abandona la secundaria o la prepa para integrase a la planta laboral del país.

Algunos solo reciben compensaciones; no sueldos ni seguridad social y a los que mejor les va tan solo 2 salarios mínimos.

Estos datos nos hablan de lo difícil que es ser un adolescente en México, aunado a las propias dificultades de la misma etapa como son sus cambios hormonales, el inicio a la sexualidad, el cambio biológico en su cuerpo, cambios psicológicos que los hace cuestionarse todo. Aunado a un factor que como las redes sociales, que todavía no hay muchos estudios de cómo impacta en los adolescentes.

Quizás debería ser lo menos preocupante hoy para los adolecentes una fiesta de XV, pero en México también lo es, desde antes de las redes sociales, lo recuerdo por mi hermana y hoy con estas boom cibernético que la fiesta de una sencilla familia en La Joya, San Luis Potosí; se vuelve todo un acontecimiento con los papás preocupados, las autoridades del pequeño poblado que esperan no verse rebasadas por el evento, pero sobre todo para Rubí de 15 años, que no sabe bien si lo que está pasando es un burla (hoy bullying) o será una gran bendición.

Te puede interesar