Personifiqué a un “héroe” en ‘Stronger’: Gyllenhaal

JAKE

Toronto.- “¿Qué es un héroe?”. Esa es la pregunta que recorre de principio a final Stronger, la película de David Gordon Green protagonizada y producida por Jake Gyllenhall, basada en las memorias de un superviviente del atentado contra la maratón de Boston de 2013.

En el film, que tuvo su estreno mundial en el Festival de Cine de Toronto (TIFF), Gyllenhaal se pone en la piel de Jeff Bauman, un hombre de 28 años que tuvo la mala suerte de encontrarse en la línea de llegada cuando detonaron allí dos explosivos caseros plantados por una pareja de hermanos.

Bauman había ido a ver correr a su ex novia Erin Hurley (Tatiana Maslany, de la serie Orphan Black) y perdió las dos piernas en el atentado en el que murieron tres personas y casi 300 resultaron heridas.

“Hace tiempo que cada tanto los periodistas me preguntan cuándo voy a hacer una película de superhéroes. Siento que finalmente la hice”, dijo hoy Gyllenhaal en Toronto, cuyo nombre ya suena como un posible candidato al Oscar por su intensa actuación, en la que tuvo que recrear el sufrimiento físico y emocional del protagonista.

De ser considerado por la Academia de Hollywood, esta sería la segunda nominación a la estatuilla dorada para Gyllenhaal tras la que recibió en 2006 por su papel de cowboy gay en Brokeback Mountain, de Ang Lee.

El film de David Gordon Green (quien, entre otras cosas, dirigió a Al Pacino en Manglehorn) es además la primera película salida de la productora Nine Stories que el actor de Hollywood fundó hace tres años con la productora Riva Marker.

“Siempre busco historias con las que uno se puede sentir identificado, pero que siempre son sobre algo aún más grande de lo que parece”, dijo Gyllenhaal. “Hayas pasado por lo que hayas pasado, te podrás relacionar con esta película”.

Pero lo que vuelve singular la historia de Bauman es que, además de ser una de las centenares de víctimas del atentado que volvió a conmocionar a Estados Unidos tras el 11-S, fue uno de los testigos clave con los que contó el FBI, ya que logró ver la cara de uno de los terroristas que habían plantado las bombas.

Es así como, de la noche a la mañana, Bauman fue convertido en un héroe al que todos reconocían por la calle e invitaban a inaugurar partidos de hockey y béisbol o a dar entrevistas para la TV. Y todo eso sucedía mientras él trataba de acomodar su rutina a su nueva vida sin piernas, de procesar el trauma que había vivido, llevar adelante su rehabilitación física y volver a construir una pareja con Erin, su actual esposa y figura clave en su recuperación.

A diferencia de otra película reciente sobre el atentado de Boston, Patriots Day, de Peter Berg, en la que la historia era la de la búsqueda de los atacantes, contada a través de un comisario (John Goodman), un agente del FBI (Kevin Bacon) y un sargento de policía (Mark Wahlberg), en el film de Gordon Green, el drama es abordado desde la perspectiva de la víctima.

Por eso, lejos de ser un panfleto patriótico, el guión de Stronger, escrito por el actor John Pollono, se centra en el renacimiento individual de Bauman y lo solitario que puede ser por momentos el rol de héroe, sobre todo cuando no se ha llegado a ocupar ese lugar voluntariamente.

“No me gusta que me consideren un héroe, los verdaderos héroes son la gente que me sacó de allí, los paramédicos, las enfermeras”, afirmó hoy Bauman, quien entró a la sala de la conferencia de prensa caminando sobre sus piernas de titanio. “Mi héroe es mi esposa, el amor de mi vida, mi mamá es mi héroe. Hay héroes por todas partes”.

Por su parte, Gordon Green aseguró que, si bien a diferencia del guionista, él no es de Boston, sino de Texas, se sintió identificado de inmediato con la historia. “Me interesaba ese momento después de que se desvanecen los titulares, en los que es importante volcar la mirada hacia los individuos, las comunidades, cómo salen adelante después de las tragedias que vivieron”, apuntó.

“La gente me dice todo el tiempo ‘yo nunca podría haber superado algo así’. Y yo siempre les digo ‘sí puedes, no hay otra opción’. Tengo una hija de tres años y un perro de cuatro”, bromeó Bauman. “Aunque quisiera quedarme en casa tuve que salir. La vida no es fácil ni es perfecta y eso es lo que muestra esta película” concluyó.

Te puede interesar