Obra gris

Pregunta: si usted tuviera la casa donde vive en obra gris, sin pisos ni ventanas, ni azulejos, ni puertas, ni closets… ¿qué haría al recibir un dinero extra? ¿La arreglaría o construiría otro piso? Si la arregla tendría por fin su casa completa y cómoda, si la amplía tendría una casa de dos pisos que seguiría incompleta y en obra gris. ¿Qué es lo lógico? ¡Obviamente terminarla!

Pues eso no parece ser tan lógico para los alcaldes… resulta que siguen anunciando obras nuevas, pero lo que tienen está incompleto: calles llenas de baches, parques abandonados, edificios públicos sin mantenimiento, policías sin el equipo básico, camellones llenos de maleza, etc.

            Los municipios son un desastre en la infraestructura que actualmente tienen pero los alcaldes insisten en seguir construyendo nuevas obras para dejar todo a medias… ¿Por qué? No hay que ser muy listos para saberlo: por la ganancia, mejor conocida como “moche”.

Las grandes obras siguen siendo el mejor negocio de los funcionarios públicos pues es de todos conocidos los grandes porcentajes que cobran en forma ilícita a las constructoras, lo cual se traduce en obras caras y de baja calidad. Eso hace que los pequeños -pero importantes- detalles, como la luminaria apagada o la recolección de la basura, queden en segundo plano, pues no lo ven como algo redituable.

En un país donde la mayoría de los alcaldes ven su cargo como un negocio lucrativo en vez de tomarlo como una oportunidad para trabajar por el bien de su comunidad, la lógica no existe… y donde no hay lógica la respuesta al problema siempre es el mismo: corrupción.

Y es por esa corrupción que al pueblo lo mantienen viviendo en un municipio que cada tres años se amplía… pero sigue en obra gris.

 

Te puede interesar