Los independientes

El PAN tuvo muchos años para haber advertido que Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora, era un corrupto sinvergüenza. Desde 1997 estuvo ocupando varios puestos de elección popular: diputado local, federal y Senador. Por lo tanto es imposible que no se hayan dado cuenta… y es increíble que hasta ahora que fue denunciado por la nueva gobernadora del PRI, quiera sancionarlo el PAN.
El PRI también tuvo muchos años para haber advertido que Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, era un gran déspota y corrupto. Tampoco era nuevo: desde 1995 inició su carrera en la función pública cobijado por su partido. Trabajó para varias secretarías a nivel federal y local y fue diputado federal. Pero es sólo cuando otros partidos o los medios de comunicación denuncian las grandes anomalías en su gobierno que el PRI decide sancionarlo.
Y así nos encontramos con casos similares en el PRD, Morena, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano. No es hasta que se denuncian públicamente las fechorías de los funcionarios públicos, que sus partidos los desconocen y deciden sancionarlos. Pero, antes de eso, los dirigentes de los partidos ni pío decían. Y no sólo no denunciaban: los aplaudían. ¿No sería porque también eran beneficiarios de dicha corrupción? Seguramente.
“¿Para dónde corremos, entonces? En todos los partidos hay corruptos e intereses mal sanos…” Me dice un amigo. Yo creo que la única opción que sigue siendo realmente viable son las candidaturas independientes.
Es verdad que en Nuevo León hemos tenido un mal sabor de boca debido a los pocos o nulos resultados que han dado los funcionarios de origen independiente, el Gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco” y el alcalde de García, César Valdez. Pero eso sólo nos enseña una cosa: que debemos revisar muy bien los antecedentes de quienes pretenden postularse como candidatos independientes.
Una persona que no demostró resultados palpables en sus anteriores cargos o que ha sido acusado de malos manejos o actos indebidos, tanto en la función pública como en la iniciativa privada, es imposible que de un día a otro se vuelva una persona honrada y trabajadora.
¿Qué debemos hacer como ciudadanía? Apoyar, postular y votar, bajo la vía independiente, a quienes nos conste que son personas capaces y honestas y que velarán por el bien común y no por los intereses de un grupo político, empresarial o religioso. Unos candidatos REALMENTE independientes.
Recordemos que el poeta alemán Goethe decía que el “único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”. Nos equivocamos, es verdad… pero como también decía el filósofo chino Confucio: “El hombre que ha cometido un error y no lo corrige, comete otro error mayor”.
Así que en vez de estar lamentándonos por el error al elegir un Gobernador o alcalde supuestamente independientes y que hasta hoy no han dado resultados, debemos reconocer en dónde estuvo la falla y corregir para no volver a cometerla. No nos queda de otra…

Te puede interesar