La Familia

Hacer una pijamada en mi familia significa ver una película y comprar pizza. A Iker, mi niño de 6 años le encanta el cine, a Gabriel, de 4, le gusta más la pizza que ver la película. A su madre y a mí las dos cosas.

En esta ocasión, después de varios volados con una moneda, se llegó a la democrática decisión de ver “Lilo & Stitch “, una película viejita de Disney del 2002, que trata de un pequeño extraterrestre (Stitch), creado por el doctor “Jumba”, un tipo de científico loco, que lo programa para destruir todo lo que encuentra, por lo cual lo exilia de la galaxia, pero él se escapa en una nave y cae en Hawai y llega con una ”familia“, compuesta solo de dos hermanas, Lilo, la pequeña, y Nany, la mayor. En una parte de la película después de destruir el hogar de las hermanas, Stitch se da cuenta que ellas eran su familia, entiende que si bien el es un extraterrestre nacido de un experimento, el cariño, el cuidado , la protección que le dio Lilo, lo hace ser parte de su familia.

Sin duda, una familia muy diferente al promedio: 2 hermanas y un extraterrestre. Pero esa película te muestra los valores de ser familia, maás allá de los roles de cada personaje. No pude evitar pensar en la discusión actual de la sociedad sobre el termino “familia”, en donde creo que la Iglesia y organizaciones conservadoras tratan de imponer a la sociedad en general un solo modelo de familia (papá, mamá e hijos). Según datos del INEGI, este modelo está cambiando muy rápidamente: 63% de la población vive en una familia tradicional, el 26 % son la madres al frente de la familia sin la figura paterna (ya sea por divorcio, si son madres solteras o viudas). Hace apenas 10 años era solo 17% de madres jefas de familia. Es evidente que nuestra sociedad cambia, que debemos respetar y estar abiertos a otras ideas, inclusive si dos mujeres o dos hombres quieren hacer una familia. No podemos dividirnos como sociedad y radicalizar las posturas. Quien viva en una familia tradicional qué bueno, que la cuide y la conserve, pero quien no tiene esa opción por cualquier circunstancia, que forme una familia con valores en donde se cuiden y se respeten independientemente de los roles que se asuman en esa relación.

Y no se trata de que podrá imponer un modelo de familia quien marche más, quién proteste más. Se trata de ver cómo las sociedades van cambiando en cuanto a los roles que juegan los individuos en las mismas. La mujer ha salido a la calle a trabajar, el hombre puede jugar el papel del señor del hogar. Dos seres humanos que forman una pareja, (independientemente de género y preferencia sexual) son parte de esta sociedad, por lo cual tienen el derecho a casarse, darle amor, cuidado y educación a los hijos que decidan ( biológicamente o por medio de la adopción) y formar una familia, en toda la extensión de la palabra.

Yo no crecí dentro una familia tradicional, ya que mi padre murió cuando todos mis hermanos éramos niños. Mi madre fue papá y mamá a la vez. Hoy yo he formado una familia tradicional (papá, mamá y dos hijos), pero tengo excelentes amig@s que tienen parejas del mismo género con quien viven juntos desde hace más de 10 años. ¿Cuál es el factor primordial en una familia? ¿Cuál es el ingrediente principal en la receta? Para mí, sin importar la condición socioeconómica, las preferencias sexuales, el número de integrantes que tenga, o cualquier otra variante posible, para que el núcleo familiar sea positivo, hay solo una cosa necesaria e imprescindible: Amor.

Te puede interesar