Gobernar desde la ignorancia… las ruinas que va dejando

Cien… ciento diez… no, en esta lucha las cifras no cuentan, los números no hablan.

Había cien personas que defienden su derecho a que la estación de radio que pagan con sus impuestos, les sirva a ellos y no a los afanes chavistas de su desGobernador.

En las redes sociales más de 5 mil presencias condenan la ocurrencia de convertir el espacio de Opus 102.1 en una mala copia de Génesis… ¡Vamos!, ni siquiera aquella deliciosa Stereo Rey de tan gratos recuerdos.

El espectro está lleno de estaciones gruperas, populacheras, una que otra de música en español y otras saturadas de reggaetón y mafufadas similares.

Pero el riesgo de gobernar desde la ignorancia es precisamente que el ignorante busque rodearse de otros ignorantes que a fin de cuentas, van a tratar de uniformar a sus gobernados: Si todos somos ignorantes, seremos felices.

¿Era divertido votar por este vaquero de banqueta?

¿Fue una travesura imponerlo con una elección de diseñador entre todos los factores del poder?

Pues mire qué bonita travesura.

Para cuando este gobierno por fin se vaya, lo que habrá en Nuevo León será un montón de ruinas…

Ruinas en el aparato financiero… ruinas en el sistema de transporte y movilidad… ruinas en nuestro ecosistema… ruinas en la cultura… ruinas en el deporte… ruinas en el sistema de Salud… ruinas en el sistema educativo.

Pero ocurre que solamente cuando tocan a un sector, los afectados de ese preciso sector se levantan y protestan, a veces son decenas de miles como los maestros, a veces nada más decenas, como los que protestan por la jumentada contra la radio cultural.

Mientras no les afecta, no se mueven ni levantan la voz.

Así fue en tiempos del nazismo…

Así es ahora, y así va a ser… ¿hasta cuándo?

Te puede interesar