Ganó la Misoginia

La semana pasada la Jefa de la Delegación Miguel Hidalgo en CDMX, Xóchitl Gálvez, puso en su twitter: “Ganó la misoginia”. Esto en referencia al triunfo de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de América. Inmediatamente después de leer ese comentario pensé: “¿Y cuándo ha perdido la misoginia?” Que yo recuerde siempre le ha ganado a cualquier esfuerzo que hacemos las mujeres por conseguir la REAL y VERDADERA igualdad de derechos y condiciones.

A pesar de tanto discurso sobre la paridad de género y las múltiples reformas a la ley, la mujer sigue siendo considerada una “cosa”. La misma “cosa” del Antiguo Testamento donde al hablar de la codicia a la mujer se le pone en el mismo nivel que a una casa, un buey, un asno y “cosa alguna de tu prójimo”. La misma “cosa” por la cual la Iglesia Cristiana tuvo que hacer un Concilio Vaticano para decidir si tenía o no alma. La misma “cosa” que era propiedad de su padre y podía ser vendida en matrimonio.

La misma “cosa” que no era considerada persona por la ley y no tenía el derecho de votar. La misma “cosa” que se ha vuelto un producto de consumo sensual y sexual para los publicistas. La misma “cosa” que haciendo el mismo trabajo gana menos que los hombres. La misma “cosa” que para obtener un cargo de elección popular debe ser amante o familiar de uno de los líderes de su partido. La misma “cosa” que ocupa cargos públicos y no tiene decisión propia porque debe obedecer la “línea” del hombre que la puso ahí.

La misma “cosa” a la que los hombres creen tener el derecho de acosar sexualmente y tocar sin su consentimiento. La misma “cosa” que cree que la violencia física, económica y emocional es lo usual. La misma “cosa” que piensa que ante la injusticia es mejor agacharse y callar. La misma “cosa” que cree que es más importante cuidar su físico que cultivar su educación. La misma “cosa” que consigue beneficios por su belleza y no por su capacidad. La misma “cosa” que para ascender en su carrera laboral tiene sexo con su jefe.

La misma “cosa” que es exhibida como un “trofeo” por sus parejas… como la próxima Primera Dama estadounidense, Melania Trump, una modelo de ropa interior, quien no tiene estudios universitarios y no puede escribir sus propios discursos, pero según dijo una funcionaria -seguidora de Trump- será una primera dama “con clase, bella y digna” y no como Michelle Obama a quien describió como un “mono en tacones” a pesar de que Michelle es una excelente abogada graduada de Harvard. De hecho la misma Melania le plagió un discurso a Michelle… pero parece que eso no importa: para mucha gente Melania es una “cosa” más bonita.

Ganó la misoginia otra vez… Y ganó no sólo por culpa de los hombres. Ganó porque todavía más de la mitad de las mujeres siguen creyendo que ser tratadas como una cosa es lo correcto. Es por eso que el 53% de las mujeres estadounidenses votaron por Donald Trump, a pesar de saber que el hombre ha sido denunciado varias veces por acoso y abuso sexual.

Y mientras la mayoría de las mujeres estén convencidas de que así debemos ser tratadas, la misoginia seguirá ganando una y otra vez… como siempre.

Te puede interesar