Fallece un hombre tras caer de puente que cruza el Paso Exprés

SOCAVON

Cuernavaca.- Cinco días después de la muerte de dos personas en el socavón que se abrió en el Paso Exprés de la Autopista del Sol, Omar N, de 28 años de edad, falleció ayer luego de que la noche del viernes cayó del puente vehicular de seis mestros de alto que atraviesa la obra, en la avenida Palmira.

Esta estructura es uno de los 45 puntos de riesgo detectados y denunciados por vecinos de la colonia Chipitlán y por la dirección de protección civil municipal, como resultado de las obras del Paso Exprés.

El cruce, frágil y angosto, carece de señalizaciones y no fue terminado por las empresas responsables de la ampliación de la autopista, Aldesem y Epccor.

Tras la caída, el vecino de la unidad habitacional Arboledas de Chipitlán fue trasladado al Instituto Mexicano del Seguro Social, donde ayer informaron que sufrió muerte cerebral.

Mientras, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el consorcio Aldesem-Epccor comenzaron a desazolvar ayer la barranca Santo Cristo.

Con trascabos, sacaron pedazos de tubos de drenaje, escombros y cemento que las mismas empresas rompieron o depositaron en la parte oriente de la obra, lo cual tapó la salida de aguas pluviales y residuales del centro de Cuernavaca.

La tardanza, acusaron vecinos de la ampliación Amador Salazar y del fraccionamiento Arroyo de Cristo, en el poblado de Chipitlán, se debió a que la dependencia y las empresas no conseguían permisos para acceder a la barranca.

Además, el gobernador Graco Ramírez y el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, no han dado la cara, lo que demuestra su nula vocación de servicio, reprochó Karina Abud Lozoya, vecina del fraccionamiento Arroyo de Cristo, por donde entró la maquinaria.

Los pobladores manifestaron que el gobernador y el alcalde son corresponsables de lo ocurrido por acción u omisión.

A raíz del accidente en el que perecieron Juan Mena López y Juan Mena Romero, la madrugada del 12 de julio, las autoridades estatales y municipales están inmovilizadas en lugar de agilizar permisos y gestiones, señalaron los inconformes.

Aseguraron que el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) de Morelos no dio permiso para pasar por el plantel que se ubica en la zona, cuando saben que hay una emergencia y sigue lloviendo.

Agregaron que las toneladas de cemento colocado en la parte dañada no han tapado el hoyo que se formó en la superficie de rodamiento ni el boquete que ha hecho el agua alrededor del drenaje roto.

Ante la falta de coordinación entre el gobierno estatal y el municipal, habitantes del fraccionamiento Arroyo de Cristo se reunieron el domingo pasado y permitieron el paso de la maquinaria, a la barranca, para lo cual derribaron una barda y un muro de contención.

En el Senado, Miguel Barbosa, del bloque Partido del Trabajo-Morena, demandó la renuncia de Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, por la formación del socavón en el Paso Exprés.

Este caso, subrayó, pone una vez más al descubierto “la corrupción que en materia de obra pública existe en el país a todos los niveles.

La coordinadora de los senadores del Partido de la Revolución Democrática, Dolores Padierna, también manifestó que el titular de la SCT debe ser destituido de manera inmediata por su insensibilidad y su responsabilidad.

La SCT pagó a empresas que supuestamente vigilarían calidad y mitigarían daño ambiental

La construcción del Paso Exprés de Cuernavaca involucró por lo menos 14 licitaciones o adjudicaciones directas para distintos servicios, entre ellos la obra principal, que ganó el consorcio Aldesem-Epccor.

El recién destituido director general del centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Morelos, José Luis Alarcón Ezeta, quien podía hacer contrataciones, adjudicó por invitación un contrato de más de siete millones de pesos a la compañía Desarrollo Integral de Productividad Empresarial, para que verificara la calidad de los trabajos. Asimismo, contrató por 9 millones 846 mil pesos a Grupo Selome para que atendiera el impacto y los riesgos ambientales de este proyecto.

En su primer informe parcial, el testigo social Enrique Alcántara Gómez apuntó que el Paso Exprés, que resolvería la saturación vehicular en Cuernavaca, es la opción que implicaba el mayor número de riesgos por la invasión del derecho de vía y afectación a bosques; además, el gobierno del estado consideraba mejor solución un segundo piso.

Mientras, Grupo Aldesa (al que pertenece Aldesem), respondió en un comunicado las graves acusaciones que ponen en duda su integridad y señalan posibles ilícitos. Asegura que es una empresa íntegra, con una trayectoria intachable y que tiene implementado hace años un sistema interno contra la corrupción.

La compañía que construyó el Paso Exprés en consorcio con Epccor destacó que tiene más de 40 años de experiencia y más de 2 mil obras en nueve países. En México tiene 10 años, durante los cuales ha participado en 962 proyectos, la mayoria en consorcio con empresas mexicanas.

Con base en cifras de la SCT, señaló que se ha adjudicado 2.5 por ciento de las 12 mil 214 licitaciones realizadas durante la actual administración.

Te puede interesar