¿Existe quién le crea?… ¡existe!

Dice que conoció la luz eléctrica hasta los 15 años de edad… pero a los cinco años se robaba los gansitos del refri de un vecino que tenía tienda.

¿Funcionaría el refri con energía atómica o con subpartículas derivadas de energía subyacente en el medio ambiente?

¡Vaya!… así de inocentes son las mentiras de Jaime Heliodoro.

El problema es que sus mentiras lo van cercando… lo admirable es que siempre tiene una mentira nueva para salir al paso de la mentira que lo metió en problemas.

Ahora, cuando la FEPADE recibe la vista para investigarlo por presuntos delitos electorales, dice que él también demandará al INE por el daño moral que le causó la institución al exhibirlo como un bandido electoral.

¡Bendita inocencia!… no puede usar para su demanda la resolución del Trife, quien no lo exonera, simplemente ordena que se le incluya en la boleta debido a que no se le concedió su derecho de audiencia.

La mentira salta como liebre entre la maleza, siempre renovada, siempre contrapuesta… y siempre fácil de ser detectada.

Con todo eso, ¿Se imagina la estupidez del aparato priísta que hace tratos con él a cambio de meterlo en la boleta?

¿A qué se comprometería?

¿Quién es más ingenuo?… ¿El mentiroso que cree que puede engañar a todos, todo el tiempo?… O el que piensa que puede hacer nuevos acuerdos con Jaime Heliodoro…

¡Y que ahora sí le va a cumplir!

Te puede interesar