El tiempo contradictorio del PAN

El PAN vive una carrera contra el tiempo…

Sus caciques viven en la vorágine de su corrupción, se venden al gobernador, se venden a los alcaldes priístas, se venden a quien les ofrezca.

Y llevan al partido a extremos ridículos.

Mientras tanto, una nueva generación parece surgir de entre las cenizas, panistas que hacen el trabajo con atingencia.

Víctor Pérez, Víctor Fuentes, Héctor Castillo, Jesús Horacio González, Mercedes Kontos, Ángel Barroso, Marcelo Martínez…

Los tres primeros hacen o hicieron excelentes administraciones municipales, reconocidas por los ciudadanos.

Sin escándalos, con mucho trabajo, están allí, tratando de construir mientras el Vesubio empieza a lanzar lava por el cráter.

Es decir, el PAN está en el borde, en el filo de su desastre, y es cuando surge una nueva generación que en un futuro cercano pudiera darle al partido una nueva cara, una reconciliación con los ciudadanos.

¿Les alcanzará el tiempo?

Hoy en día, cuando ellos debieran ser los candidatos naturales a los cargos de primer nivel que se vienen para el 2018, o para reelegirse, o para liderar grupos parlamentarios, están a la expectativa de que los caciques de siempre les abran la puerta o que los dejen competir.

No sé si sea demasiado tarde para el PAN, porque el PAN es un partido desacreditado, rechazado, aborrecido por una gran parte de la población decepcionada por su corrupción descarada.

¿Habrá un PAN todavía cuando estos jóvenes valores estén listos para las grandes empresas?

¡Ese es el punto!

Te puede interesar