El que da y el que recibe… pleito ancestral

Algo nos falla en eso de la política social, cuando a Nuevo León le sacan un mundo de recursos para mandarlos a Chiapas, Oaxaca, Guerrero…

¡Y ni Nuevo León queda contento y los de allá tampoco!

Mire, cuando el viejo discurso de que Nuevo León manda pesos a la Federación en calidad de impuestos y le regresan centavos, la indignación inicial por semejante atraco se disipa gracias al tema de la solidaridad social.

Es decir, ese dinero que Nuevo León aporta, tiene un sentido: La justicia y la solidaridad social.

Es para que nuestros hermanos menos favorecidos, en esas entidades en donde la pobreza y la ignorancia campean, tengan un mayor apoyo para salir de esas condiciones tan desfavorables.

Cede a lo mejor el enojo inicial… pero quedan los labios temblando del coraje.

Pero resulta que es allá, en esos rincones desfavorecidos, en donde la gente se queja más que la de cualquiera otro rincón del país… es allá en donde la gente vive en medio de protestas cada vez más violentas… más retadoras.

Pregúntame…

¿No alcanza el dinero que a Nuevo León le quitan?

¿O nomás lo quitan pero no lo envían a quien lo requiere?

No lo sé…

Pero a unos nos quitan y no nos dejan contentos… a otros les dan lo que a nosotros nos quitan, y se enfurecen porque no alcanza.

Digo yo… ¿Qué hacemos?

¿Por qué no nos traemos a esos maestros bloqueadores, a los anarcos, a los estudiantes que no estudian?

¿Por qué no los traemos y los ponemos a jalar una semana?… ¡una semana!

A ver si el trabajo les abre los ojos… y les cierra el hocico.

Te puede interesar