El Peje y las alimañas

La elección de hace unos días rompió con todas las inercias.

El Peje, que se antojaba invencible, mostró que como el peleador ruso que boxeaba contra Rocky, también sangra.

El tabasqueño no pudo evitar que a su proyecto se uniera gente de dudosa reputación, gángsters comprobados y otros en potencia, políticos con escándalos de corrupción a cuestas, y oportunistas.

Un gran proyecto de Nación de repente se oscureció.

Y por si fuera poco, en el colmo de su torpeza, anuncia que solamente se aliará con el Partido del Trabajo.

Justo la mafia que le faltaba para ahuyentar a los ciudadanos indecisos.

El partido propiedad de una familia… ¡El partido de Carlos Salinas de Gortari!, ¿del innombrable?…

Me pregunto si en el colmo de la desesperación, llegaremos a ver desenmascarado un proyecto detrás del cual siempre estuvo Salinas.

Bueno, ni Yolanda Vargas Dulché lo hubiese hecho mejor.

Anote entre los actores de reparto a los dueños de los sindicatos de burócratas, gente buena y sencilla del norte, muy querida y apreciada por la sociedad.

¡Ajá!

Carlos Domínguez Ahedo me confiaba una vez una duda de su corazón, allá en el 2003 cuando Mauricio Fernández cometía una torpeza tras otra en su campaña.

“Me pregunto si de veras, Mauricio quiere ganar”.

Hoy la reedito…

“Me pregunto si el Peje quiere ganar”

Te puede interesar