El Peje derechista

Dice Roger Bartra que Andrés Manuel es el candidato ubicado más a la derecha de cuantos buscan la Presidencia de la República.

Que lo diga un pensador de izquierda, recalcitrante y real, de los que inspiraron a muchos jóvenes que a la luz de la fogata leían el Sputnick y escuchaban los encendidos discursos de Héctor Hugo Olivares Ventura, tiene sentido.

Para Bartra no hay candidato de izquierda en la baraja actual…

No hay uno que responda al pensamiento liberal que suele inspirar a los mejores modelos de la izquierda… tampoco lo hay que responda a la extrema izquierda, la radical, la de la ruptura.

Desde el año 2006, El Peje se fue moviendo desde esa izquierda radical, hacia la derecha conservadora.

Si en el 2006 juraba que acabaría con los empresarios hambreadores del proletariado, los látigos contra el obrero, en el 2012 inventó lo de su república del amor…

Su discurso respondió a los ideales de una izquierda moderada, pero izquierda al fin.

En el 2018 no hay izquierda, hay solamente ese agresivo discurso contra los cochinos, marranos cuinos… pero también hay elogios para Peña Nieto.

Ahora no compromete el pensamiento… ¿Matrimonio entre homosexuales, aborto?… eso lo va a resolver con una consulta ciudadana.

Pero, él… ¿No tiene una opinión al respecto?

El Peje encarna a un depositario del voto del enojo y del hartazgo que le da a cada quien la sopa que le pide.

A Paco Ignacio Taibo y los izquierdosos que le siguen, todavía les promete que acabará con las reformas, especialmente la energética, y que tumbará el proyecto del Aeropuerto de la ciudad de México.

A los empresarios les dice que no va a tirar las reformas ni el aeropuerto, y en todo caso, hará otra consulta.

Ya se dio cuenta de que no necesita comprometerse, a sus votantes no les interesa que lo haga…

Con que prometa acabar con todos los corruptos del sistema, llevándoselos a su proyecto, el asunto ya está arreglado.

¿Y para los socialistas como este negro servilleta?… ¿qué?

¿Quién encarna a la rebelión… quien encabeza nuestra revolución?

El maestro Bartra me dejó peor que como estaba, y creo que tiene razón.

Te puede interesar