El muro de Fuentes

Por EFRÉN VÁZQUEZ

Aprovechando la novedad de las reelecciones de funcionarios de elección popular, el sueño guajiro del alcalde de San Nicolás de los Garza, Víctor Fuentes, era reelegirse para asegurar la posibilidad de competir por la gubernatura contra Raúl Gracia en el 2021. ¿Quién de los políticos que logran acceder a la cúpula de su partido no ha acariciado un sueño así?

Pero cuando el ex operador de Larrazábal supo que no lo dejarían reelegirse, no le quedó otra opción más que “apechugar” y aceptar una diputación federal plurinominal, no sin antes pedir se le concediera la merced de colocar a Marlene Benvenuti como candidata a la alcaldía de Apodaca; así es como funciona aun la democracia: mercedes, merecidas o no, como en la época de la Colonia; arrebatingas, empujones, patadas por debajo de la mesa; entre otros mecanismos democráticos de selección.

Fue entonces cuando (al percibir la certeza de que ya no necesitaría los votos de los ciudadanos de San Nicolás para su reelección, ni de ningún nuevoleonés para sus aspiraciones fallidas a la gubernatura) le salió, de lo no muy profundo de su ser, la actitud autoritaria, y, acto seguido, ordenó colocar un muro de concreto de un metro de altura, aproximadamente, frente a la puerta de entrada y salida a Ciudad Universitaria del lado Norte.

Son muchos los que quieren diputaciones, senadurías, alcaldías… y no hay para todos.

Esto no es algo que ocurre sólo en el PAN, sino en cualquier otro partido; y ahora, como hay otras opciones para la participación, pues se renuncian al PAN y se van de candidatos a otro partido. Ahí está el caso de Margarita Arellanes, que, como si hubiera hecho muy buen papel en la alcaldía, no le dieron lo que quería y renuncia, y, como si los ciudadanos fuéramos imbéciles y desmemoriados, de inmediato le hicieron ojitos los de PT.

Y ahí está en caso también, entre muchos otros, del diputado federal panista Pedro Garza Treviño, quien aspira a la alcaldía de Guadalupe. Si su partido no lo apoya renunciará y buscará ser apoyado por Morena.

Pero volvamos al punto relacionado al autoritarismo de Víctor Fuentes.

Fueron varios meses que, por órdenes del alcalde Víctor Fuentes, el acceso a la Avenida Fidel Velázquez estuvo cerrado; el pretexto fue que los vecinos de la Colonia Anáhuac y la directora de un Kínder que está en la entrada a Ciudad Universitaria no querían que hubiera mucho tráfico por las calles de esa Colonia, cuando que, para acceder a Fidel Velázquez no se transita ni cien metros en terrenos de ese asentamiento.

Los universitarios, estudiantes, profesores, personal administrativo, etc., que de lunes a sábado tienen necesidad de acceder a la avenida Fidel Velázquez al Poniente, tenían que salir de salir Ciudad Universitaria hacia el Oriente de la Avenida Nogalar hasta, para después de haber recorrido dos kilómetros, retornar rumbo al Poniente, sin que eso le importara al alcalde.

Finalmente, antes de salir de vacaciones decembrinas fueron retirados los muros de concreto que obstruían la puerta de entrada y salida a Ciudad Universitaria del lado Norte. Unos dicen que eso se logró gracias a un acuerdo entre el rector y el alcalde nicolaíta; otros que fue el resultado de un juicio promovido por estudiantes de Derecho ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo. Lo que haya sido, pero, sin duda, esta es una batalla que ganaron los universitarios contra el autoritarismo.

Te puede interesar