Del panteón o de la cárcel

Usted péguele no se deje que de la cárcel lo saco, pero del panteón no. Así me decía mi papá Don Roberto cuando se enteraba que en la escuela me había pelado; claro que mi madre Doña Julia estaba en contra de ese tipo de expresiones o consejo que mi padre nos daba a mí y mis hermanos.

Recuerdo esto ahora que el Congreso Local acaba de modificar la Ley sobre la Legítima Defensa, que es como decir “Primero dispare y luego averigüe”. En sí unas de las modificaciones que se le agregó al artículo 17 del Código Penal puede rayar en el “sopechochismo”, dice el texto: Se presumirá que concurre a los caso de legítima defensa respecto de aquel que rechace al agresor, en el momento mismo de estar verificando el escalamiento o fractura de los cercados, paredes, o entrada de su casa o departamento habitado, o de su dependencia, cualquiera que sea el daño causado al agresor. Sin duda aplica el dispare y luego pregunta. Por ejemplo, que tal si el chamaco solo se brincaba la barda para ir por la pelota que se fue al patio del vecino; o si me metí a un poblado cercado a hacer mis necesidades fisiológicas; o que entré a la cochera para avisar que se ve una puerta abierta , o un vendedor o un cristiano que te vaya hablar de Dios, que responsabilidad y temor que se te vaya un disparo sobre ellos.

De esta modificación se derivan otros cuestionamientos ¿Con qué te vas a defender? ¿Con el bate de béisbol de tu hijo?, ¿Con las cacerolas de las cocina?, ¿Con una resortera de piedritas? o ¿Vas a ir a comprar una pistola?, ¿Y dónde venden pistolas? ¿En el mercado negro? ¿Y el permiso de porte de armas? Pues nada, ante estos cuestionamientos, otro Diputado Local, Ángel Barroso, propone un punto de acuerdo en el Congreso. (que solo es una recomendación) Que la Secretarias de la Defensa Nacional abra una tienda en Nuevo León para vender armas de fuego, porque hoy en la actualidad solo en la Ciudad de México se venden y ahí mismo haces el trámite del permiso.

Esta iniciativa fue presentada por el Diputado Marcos Mendoza del PAN pero fue aprobada por unanimidad por todos los partidos y los independientes con un triste pero real argumento: ​La ola de violencia que vive el Estado de Nuevo León. Solo basta ver las cifras oficiales del 2016 hasta el mes de abril del 2017 que presentan la página de gobierno la Procuraduría del Estado, donde los robos en casa habitación aumentó casi el 30% de los cuales el 10% es con violencia. Es un hecho que la inseguridad se incrementó, pero ¿Los ladrones ya se enteraron de las modificaciones de la ley? ¿El ciudadano común podrá hacerle frente a la violencia que las autoridades no pueden detener?

El diputado Marcos Mendoza es representante del sur de la cuidad, precisamente en la colonia donde vivo; al enterarse mis vecinos de esa iniciativa y modificación de ley aplaudieron al diputado, de hecho lo celebraron, al menos así lo compartieron en los mensajes de un grupo de chat donde intercambiamos información de la comunidad. Es decir ¿la sociedad está dispuesta a preparase para enfrentar a la delincuencia? ¿Violencia contra violencia?

Tengo dos hijos pequeños uno de 6 y otro de 4, no sé si le deba de dar el mismo consejo que me dijo mi padre, porque cuando se pelan llegan a pegarse hasta lastimarse y cuando les cuestión el hecho, contestan con la clásica respuesta. El empezó primero. ¿Podría decir que aplican la legítima defensa?

Son momentos difícil para nuestra sociedad, si la única manera de defendernos sea a través de responder violencia con violencia, ojalá que nuestros hijos vean y aprenda otras cosas, que no tengamos que sacarlos de la cárcel y mucho menos tenerles que rezar en el panteón a cusas del espiral de violencia que hemos creado.

Te puede interesar