Deje los camotes en paz

Señor desGobernador, deje los camotes en paz…

No tiene que tantear el agua a ningún tubérculo, en realidad, lo que debe hacer es cumplir una más de sus innumerables promesas y compromisos de campaña, de esas y de esos que no ha cumplido uno.

¿Recuerda?

Usted junto a Fernando Elizondo Barragán se comprometió a que cumpliendo los dos años de gobierno, iba a ponerse en manos de la voluntad ciudadana, e iba a preguntarle a los y las habitantes de Nuevo León, si querían que siguiera en el cargo.

¿Se le olvidó?… ¡No, por favor!, seamos serios.

Usted dijo que nos daría la oportunidad de avisarle si lo queremos por otros cuatro años.

La verdad, yo votaré porque se vaya, pero bueno, seguramente represento a una minoría confusa y cuando usted ponga a los ciudadanos y ciudadanas a votar, todos en masa irán a expresar que desde luego, quieren que usted se quede a terminar el periodo.

O qué… ¡No me diga que le tiembla la güila!

Yo supongo que en sus redes sociales puede ver que la gente lo ama, lo adora y no le piden que nos gobierne durante 12 años seguidos nomás porque no les dan chance, pero de que lo idolatran, ni duda cabe.

Vamos…

Deje de pensar en que todo depende nomás de la posibilidad de que se vaya a buscar la Presidencia de la República… depende también de que cumpla su promesa de campaña.

¿Le tiene miedo al rechazo?

O simplemente se le olvidó.

Te puede interesar