Debates sin bates

Desde que Diego Fernández de Cevallos hizo pedazos a Cuauhtémoc Cárdenas en aquel memorable primer debate de la historia en 1994, nadie ha vuelto a ganar uno.

Todos dicen que lo ganan, es como las peleas de box, nada más recuerdas los golpes que ha propinado tu gladiador.

Tres debates y no hay vencedor claro…

No me refiero a las encuestas, me refiero a un juicio de valor sobre lo que vemos.

Quizá José Antonio Meade sea quien más raja sacó de todos, porque al menos se vio como un tipo lleno de conocimientos y congruente.

Pero nada para sacar banderolas y festejar.

Anaya en su papel, pero destila amargura, algo sabe, algo pasa al interior de su proyecto que lo pone así.

El Peje…

Bueno, El Peje sigue sin propuestas, la única, la que le genera más simpatías es la de combatir la corrupción, con ello acaba con todos los males de México.

Si yo quería ver un Peje presidencial… no, la verdad.

Si yo quería ver a un Anaya con categoría y nivel… no, la verdad.

Si yo quería ver a un Meade arrollador… no, la verdad.

Lo de los moderadores ha sido una broma de mal gusto en los tres debates, quizá en el primero se salvan de la quema.

Pero eso de llevar a primadonas quienes se creen rockstar de la “intelectualidá” termina por ser un fastidio.

De todos modos, sigo convencido que el mejor preparado para tomar el país en sus manos es Pepe Meade, aunque no levante pasiones.

Aunque no tenga la vitalidad de Anaya ni el carisma del Peje.

Te puede interesar