De Chiapas a Nuevo León… amargo trance

Cuando MORENA decidió “premiar” a los chiapanecos con el regreso de su odiado gobernador Manuel Velasco, debimos oler algo raro.

No para los chiapanecos, sino para nosotros.

¿Por qué regresó Velasco a terminar lo que dejó inconcluso, el desastre total de tan noble y hermosa tierra?

Regresó por acuerdos con MORENA.

Iba a burlarme de los chiapanecos por confiados, porque no pudieron celebrar el dulce néctar de la victoria cuando tuvieron que tragar el amargo cáliz de la burla en su propia cara.

Iba a burlarme…

Cuando me entero de que ahora es con MORENA que Jaime Heliodoro pretende amafiarse para terminar un periodo que nunca debió comenzar.

¿Otros tres años?

Bueno, tras bambalinas se mueven acuerdos para que los recursos federales sean movidos a través de un par de operadores quienes ya se encuentran acá.

¿Será para vigilar el estricto cumplimiento en el uso de los recursos, o será para beneficiarse de los retornos?

Si en algo ha sido un maestro el gobierno heliodoriano es en el manejo de los famosos maletines prietos.

¿Es eso lo que atrae a los operadores de la Cuarta Transformación?

Quiero ser optimista, y pensar que en serio, ellos vienen para meter orden, para que el dinero se ejerza a cabalidad y con transparencia.

Que dejen de regresar el dinero destinado a la seguridad.

Que terminen el Metro, que restauren la Ecovía y realicen las otras dos líneas de este sistema ejemplar de transporte.

Sí, quiero ser optimista…

Pero me acuerdo de Chiapas.

Te puede interesar