Cuestión de honor aprender a un apestoso

VAMOS A VER SI DE VERAS CAMBIARON LAS COSAS y en cuestión de horas pescan a un hediondo que no vale tres cacahuates, pero se apropió de un pedazo del municipio de Guadalupe.

Es un asunto de honor, y la palabra de honor se cumple… la gente de la Agencia Estatal de Investigaciones dio su palabra a víctimas de ese apestoso de que iban a capturarlo.

Empeñaron palabra y acción-

MIENTRAS TANTO, EL ASUNTO DE MEJORAR LAS tareas de Inteligencia se vuelve cada vez más urgente…

Hay ahora una auditoría a nivel federal sobre las gestiones y acciones de áreas dedicadas a buscar y operar recursos para el área de seguridad.

Una funcionaria de apellido afrancesado está en la mira de los auditores, porque resulta muy sospechoso el que no se hayan ejercido cientos de millones de pesos enviados por la Federación para aplicarse en ese rubro.

Pero además, el mal uso en vehículos y en gasto corriente puede generar acciones legales o por lo menos alguna sanción administrativa.

Esa funcionaria emprendió una cacería carente de todo rasgo de humanidad en contra de empleados y empleadas, para tratar de bloquear la información de su área.

Ahora le va a tocar, en breve, estar sentada del otro lado de la mesa. Vamos a ver si se comporta igual.

Te puede interesar