¿Cuarta Transformación?… ¡Primero tiendan su cama, labregones!

Un día, el hombre primitivo estaba sentado con las patas colgando en un precipicio de 200 metros de profundidad, y pensó…

“¡Ya estoy hasta la madre del Paleolítico y del Mesolítico… ¡alaverno!, hoy comienza el Neolítico, ¡a huevo que sí!”

Y fue entonces que sobrevino la otra edad en la historia del ser humano.

¿Es así como ocurrió?

Bueno, si no me lo creen, entonces… ¿Por qué creen que El Peje Prejidente y sus secuaces van a comenzar La Cuarta Transformación porque ya están hasta la gárgola de la Tercera?

Y a todo esto… ¿Por qué no me dijeron que yo estaba viviendo en la Tercera Transformación?

La historia se escribe hasta que nos fuimos, a los seres humanos la suerte nos pone a vivir, y a vivir en busca de mejores condiciones cada vez.

Pero no he sabido que alguien un día se lleve la mano al escroto y rasque vigorosamente, mientras aspira profundamente y luego suspira, para decir lleno de inspiración: ¡Hoy comienza una nueva etapa en la historia de México!

No son los protagonistas quienes deciden cómo se llamara su época.

Pretender que nosotros vivimos y al mismo tiempo escribimos lo que los libros dirán de nosotros, es de una soberbia e ingenuidad pasmosas.

¿Cuándo comienza la Cuarta Transformación?

No sé, pero habrá que esperar a ver qué dicen los libros y qué cosa que valga la pena hacemos desde el gobierno o desde nuestra vida diaria.

“Si quieres transformar al mundo, empieza por hacer tu cama”… algo así dijo el secretario de la Defensa norteamericano. La transformación comienza con lo que parece insignificante.

Y la Cuarta o Tercera o la que sea, Transformación, comienza con hacer las tareas más elementales.

Cuando empecemos a ver eso, quizá podamos aspirar a que un día la historia diga que la Cuarta Transformación la comenzó un tipo llamado Andrés Manuel.

Pero mientras tanto, no se la prolonguen…

Por favor.

Te puede interesar