Ceder… ceder

Estamos en la etapa de la negación… es natural.

Si usted está convencido de que Anaya es la opción… que es el mejor, el que nos llevaría a mejores puertos, ¿por qué debería cambiar?

Si usted cree que Meade es el hombre, el mejor preparado, el que tiene lo necesario para que a México y a los mexicanos les vaya bien… ¿Por qué debería de cambiar?

Si usted cree que Jaime Heliodoro es el mejor… ¡no!, perdón, esto es serio, volvamos al tema.

Los mexicanos divididos… los que no quieren al Peje, creen en el voto útil, siempre y cuando su candidato sea el favorecido.

Insisto, es bueno, porque puede tratarse de una convicción real, y nadie que se precie de honestidad intelectual tendría por qué cambiar en aquello que cree.

¿Habrá voto útil?

Supongo que a tres semanas de la elección, movilizar como un monstruo dormido que despierta al voto que no quiere al Peje en la Presidencia, es una tarea que no se antoja sencilla, es más, nada más de pensarlo parece imposible.

México polarizado y fracturado, se parte en grandes bloques.

Es obvio que la mayoría de los mexicanos de ninguna manera quiere que llegue el Peje.

Lo malo para ellos es que entre sí, no están de acuerdo.

Quizá veamos arreciar campañas a favor de Meade… o de Anaya… estar en segundo lugar es aspirar al primero.

El Peje mientras tanto, se tira a la hamaca.

Sus enemigos son más… pero están divididos.

Los Pinos están a su alcance, hasta hoy.

¿Habrá voto útil?

Te puede interesar