Canciones alegres tienen más éxito: estudio

BEYONCE

Irvine, EU. ¿Qué convierte en un éxito a una canción pop? Un nuevo estudio busca dar una respuesta a una pregunta que no sólo se hacen músicos y productores, sino también matemáticos, investigadores del comportamiento, lingüistas y psicólogos en todo el mundo.

El análisis de la Universidad de California en Irvine (UCI), publicado en la revista especializada Royal Society Open Science, ofrece algunos indicios, que inesperadamente van en contra de la tendencia musical mayoritaria a lanzar cada vez más baladas tristes.

Según este estudio, las canciones que más éxito tienen son las que transmiten alegría y tienen atmósfera festiva. Y otro dato clave es que las voces femeninas son más populares.

El equipo en torno a la matemática Natalia Komarova analizó más de 500 mil temas editados entre 1985 y 2015 en Reino Unido. Para la investigación no solamente tomaron las posiciones de las canciones en las listas de éxitos, sino la base de datos musical gratuita Musicbrainz y el proyecto también abierto Acousticbrainz, que recopila información acústica sobre las canciones. Por ejemplo sobre el timbre y la tonalidad, si es un tema bailable y sobre el estado de ánimo que transmite, así como si el que canta es hombre o mujer. A ello se suman complejas categorizaciones en distintos grupos por género y atmósfera de la canción.

Con base en estos datos, los matemáticos analizaron por una parte qué composiciones habían sido un éxito, con base en su posicionamiento en las listas de popularidad. Por otro lado reconocieron tendencias musicales sumando al estudio más canciones que las que sólo aparecían en las listas.

De ese modo, los científicos descubrieron que en los últimos 30 años se editaron cada vez más canciones tristes, mientras que aquellas que eran alegres iban perdiendo presencia. Esto coincide con otro estudio de científicos canadienses y alemanes de 2012 que señalaba que iban en aumento entre los hits los tonos menores.

Otro resultado que arroja el estudio es la popularidad de las voces femeninas, al menos fuera del género del rock, si se analizan los hits. Además, los grandes éxitos van en contra de la tendencia general a las baladas, ya que los temas mejor situados son en general más alegres, bailables y aptos para celebrar que la media de las canciones analizadas.

La música clásica y el jazz tienen dificultades para convertirse en éxito mientras que los géneros más populares son el pop y el dance. A su vez, el auge del rock va en continuo retroceso desde principios de la década de 2000.

Esta contraposición entre las tendencias generales y las características de los hits hace que los autores concluyan que “el éxito es difícil de definir y de generalizar”. Por ello, de su análisis tampoco puede deducirse que una canción alegre, bailable, menos relajada y cantada por una mujer será automáticamente un éxito.

Incluso mediante la ayuda de la inteligencia artificial es difícil de decir qué tema se convertirá en un hit. Únicamente el añadido del “status de superestrella”, es decir que el intérprete sea un artista famoso, permite afinar la predicción hasta un 85 por ciento. Con las informaciones acústicas solas no es suficiente, sobre todo ante los cambios cada vez más rápidos en los gustos musicales de los últimos años.

Te puede interesar