Cadena de mentiras

Mentira… no era evangélico.

En García hay una comunidad religiosa que le creyó su conversión y terminó decepcionada y amenazada.

Mentira… no sacó a los maleantes de García.

Al contrario, allá se quedaron a dormir, a tener un refugio y centro de operaciones.

Mentira… no fue independiente.

Sigue priísta, 33 años no se olvidan, ni se dejan tan fácilmente.

Mentira… no obtuvo un millón de votos, ese fue un gran fraude forjado con dinero de empresarios y acuerdos con el poder central.

Un año después, tenemos un Gobernador de mentiras, que mintió sobre perseguir a los anteriores gobernantes, y mintió sobre combatir la corrupción.

Vamos a tener un informe de mentiras.

Y si los diputados caen en el garlito, harán respuestas de mentiras.

No sé… tenemos el riesgo de convertirnos en un pueblo de mentiras.

Te puede interesar