Bienamada María Elena

Lo que María Elena Chapa ha logrado por y para las mujeres, no ha sido debidamente valorado.

Mis respetos para esta mujer a quien amo de corazón, ¡es una inspiración!

Abrir puertas es una cosa… empujar para traspasar el umbral es otra.

Yo no creo en las cuotas, es decir, no de manera tajante… creo eso sí, en la apertura que María Elena promueve, en la participación a la que invita…

Creo que si la sociedad mexicana evolucionara en salud, las cuotas llegarán a ser obsoletas.

Es decir, los cargos a puestos de elección popular deben ser sometidos a competencia interna, pero no de cantidades de militantes controlados, como en el PAN… o de cercanía con el que manda, como en el PRI.

Me refiero a una competencia leal, de capacidades en primer lugar, de evaluaciones imparciales y de propuestas.

Que llegue el ente mejor preparado, el de mayor capacidad, sea hombre, sea mujer.

Sin cuotas de género…

En un sistema de competencias de esta clase, perfil siquiátrico de por medio, no tengo duda de que las mujeres ocuparían más del 50 por ciento de las candidaturas.

Entonces la cuota sería un dique.

Mientras llega esa realidad, habría que apoyar la lucha de María Elena, mi bienamada, quien logró abrir puertas infranqueables y que además de no agradecer, las mujeres no aprovechan.

Qué pena.

Te puede interesar