Autor de matanza en Orlando declaró lealtad al ISIS minutos antes de la masacre

POLICE

 

EU.-  Omar Mateen, un ciudadano estadounidense -de ascendencia afgana- fue quien disparó la madrugada del domingo en una discoteca para homosexuales de Orlando (centro de Florida) y mató al menos a 50 personas.

Mateen, de 29 años de edad y residente en Florida, llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico. El sospechoso había sido investigado por el FBI.

La policía federal estadounidense investigó a Mateen en 2013 y en 2014, pero en ambos casos se cerró la investigación por considerar que no había hechos constitutivos de delito.

La primera investigación se abrió en 2013 a raíz de unos comentarios incendiarios que realizó Mateen a sus compañeros de trabajo en los que afirmaba tener relación con organizaciones terroristas, ha explicado el encargado de la investigación, el agente especial del FBI Ron Hopper en rueda de prensa desde Orlando.

“El FBI investigó minuciosamente la cuestión, entrevistó a testigos, realizó un seguimiento físico y comprobó los archivos”, ha indicado Hopper. Durante esta investigación se interrogó dos veces al propio Mateen, pero “no se pudo verificar la veracidad de sus afirmaciones”, por lo que se cerró la investigación.

Al año siguiente, en 2014, se investigó a Mateen por su presunta relación con Omar Abu Salah, un suicida estadounidense. “Entonces concluimos que su contacto fue mínimo y no suponía una relación sustancial ni una amenaza”, ha argumentado Hopper.

Hopper ha confirmado que el propio Mateen llamó al número de emergencias 911 y que juró lealtad al líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi. Además, ha señalado que el sospechoso no estaba siendo vigilado en estos momentos y que no buscan a un segundo sospechoso.

Durante la rueda de prensa también ha comparecido un portavoz de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego que ha revelado que Mateen adquirió legalmente la pistola y el fusil de asalto utilizados durante el ataque en la última semana.

OMAR

“ESTAMOS EN SHOCK” DICE EL PADRE

Mir Seddique, padre de Omar Mateen, sospechoso de ser el autor de la matanzadescartó los motivos religiosos en el suceso y apuntó a la homofobia.

“Esto no tiene nada que ver con la religión”, dijo el padre en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

Seddique indicó que cree que ese incidente en Miami puede estar detrás de este tiroteo en el Club Pulse, en el que murieron al menos 50 personas y otras 53 están heridas, varias de ellas en estado crítico.

“Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país”, dijo.

“NO ERA UNA PERSONA ESTABLE”

La exmujer del Mateen declaró al diario The Washington Post que él no era una “persona estable” y que la maltrataba.

“No era una persona estable”, dijo manteniendo su nombre en reserva porque teme por su seguridad tras la masacre. “Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la colada no estaba acabada o cosas así”, afirmó la mujer, que conoció al sospechoso hace ocho años en internet y decidió mudarse a Florida para casarse con él en marzo de 2009.

Al principio de los pocos meses que estuvieron casados, “él parecía un ser humano normal” hasta que se tornó violento, indicó, al precisar que su marido no era muy religioso y hacía ejercicio en el gimnasio con frecuencia.

Según la exesposa, el presunto asesino no dio nunca señales de haberse radicalizado, poseía una pistola de bajo calibre y trabajaba como guardia en un centro de delincuentes juveniles.

De acuerdo con la mujer, la familia de Mateen procedía de Afganistán, pero él nació en Nueva York y se mudó posteriormente a Florida con sus familiares.

Te puede interesar