Así la violencia en el estadio BBVA durante el clásico Tigres-Monterrey de liga… ¡salvajismo puro!

Como siempre, como cada partido, como ha quedado comprobado, a los organizadores de los partidos de fútbol, a los dueños de los equipos lo que menos les interesa es la seguridad de los aficionados. Si bien montan con la “cooperación” de las autoridades municipales sendos operativos de seguridad para mantener “vigilados y sometidos” a los integrantes de las barras bravas, descuidan al hincha que llega en pequeños grupos o con sus familias, y es ahí donde ocurren hechos violentos calidad espeluznante. Para desgracia de los agredidos su integridad física es del mínimo interés para el negocio del fútbol.

Este 13 de mayo, durante el enfrentamiento de los equipos locales de fútbol, un clásico más pero con “la importancia” mercadotécnica de ser un partido de semifinales, sí, para pelear un campeonato que les dura solo seis meses.

El objetivo de mantener saldo blanco para el Clásico Regio no se cumplió sino todo lo contrario. Las autoridades han quedado debiendo, pero no solo ellos, también los seguidores de ambos equipos, la civilidad, la racionalidad que se supone tenemos los humanos, brillaron por su ausencia; la falta de consciencia estuvo presente, así como la falta de humanidad, comportamiento salvaje por completo. Como en otras ocasiones. Como lo ha hecho notar este medio, publicando la falta de respuesta de las autoridades y falta de apoyo del mismo Club a un aficionado Tigres agredido durante el clásico 107 realizado el 11 de mayo de 2016, cuando otro hincha del mismo equipo le propinó tremendo golpe que lo hizo caer de espalda sobre las gradas, provocándole lesiones que si bien no pusieron en riesgo su vida sí su integridad física. Existe una orden de aprehensión contra el agresor que aún no ha sido ejecutada, y la responsabilidad de Sinergia Deportiva terminó con el pago de la atención médica que no pasó de los cinco mil pesos.

La seguridad se la pasaron por el arco del triunfo un sector de aficionados en el Estadio BBVA, ahí las pasiones se desbordaron a tal grado de terminar en violencia, pero ya había sucedido afuera, en las inmediaciones del estadio, ahí donde nadie se hace responsable de nadie ni de nada.

Al momento de que aficionados de Tigres tomaban el pasillo para abandonar el inmueble, hinchas rayados comenzaron a arrojarles proyectiles, en su mayoría vasos con y sin líquidos, desatando la molestia de los auriazules, quienes sin importar que eran minoría, se enfrentaron a golpes con los fanáticos locales.

Las acciones fueron video grabadas por un aficionado, en cuyo material se observa la confrontación que se da a escasos metros de los elementos policiacos.

En la grabación, que se realizó desde la planta alta del estadio, se observa como incluso el mismo autor del video arroja un vaso con líquido, el cual va dirigido hacia los aficionados tigres que pasaban hacia la salida.

Por su parte, el municipio de Guadalupe afirmó que ellos no están encargados de la seguridad en el interior del estadio, ademas de que son 28 los aficionados que fueron detenidos tras los disturbios.

Te puede interesar