Agresor sexual buscado en EU se escondía como indigente en Tepito

INDIGENTE

Ciudad de México.- En febrero de 2003 Miguel Ramírez atacó a dos mujeres, mientras bebían en una iglesia abandonada, en California, Estados Unidos. A una la apuñaló y a otra la agredió sexualmente.

Una de las mujeres era Jessica, novia de Miguel, la otra chica era una amiga de 17 años. Por el crimen, la policía de California pidió a la Interpol emitir una ficha roja, la cual se mantuvo activa durante casi 15 años, hasta que Miguel fue ubicado en Tepito, en la Ciudad de México, donde vivía casi como indigente.

La historia comenzó meses atrás de aquel crimen, cuando Miguel estaba en la cárcel de California por el robo frustrado a un banco. Antes de quedar en libertad, un compañero de celda ordenó a Miguel asesinar a una joven llamada Jessica, quien al parecer era la única testigo de un cuádruple homicidio.

Con la fotografía de Jessica, Miguel se dio a la tarea de buscar a la víctima, pero al encontrarla, el asesino confesó que le “gustó y comenzó a hacerle la plática”, razón por la que decidió aplazar el homicidio. Jessica se convirtió en su novia.

Un día, Miguel y Jessica bebían en un bar con una amiga de ella, de apenas 17 años, además de otro hombre. Al salir del establecimiento, pensaron en ir a un hotel a seguir la fiesta, sin embargo, Miguel dijo que conocía una vieja iglesia abandonada en la que podrían seguir sin ser molestados.

Una vez que se encontraban en el edificio abandonado, la cerveza se terminó y el segundo sujeto fue a un súper a buscar más bebidas alcohólicas. Al quedarse sólo con las dos mujeres, Miguel se acercó a la joven de 17 años (al ser capturado, aseguró que fue ella quien lo incitó).

Por esta situación, Jessica y Miguel discutieron, entonces él sacó un cuchilló y lo enterró en el cuello de su pareja. No conforme con ello, siguió apuñalándola, debido a que sintió un extraño placer al herirla. Una vez cometido el crimen, atacó sexualmente a la otra joven. Posteriormente huyó.

Para no ser detenido, Miguel huyó hacia México y cruzó la frontera. Primero se escondió en San Luis Potosí, donde empezó a dedicarse al robo de casas.

Al presentársele la ocasión, se traslado a la Ciudad de México y se instaló en la zona de la colonia Peralvillo. Durante todos estos años simulaba dedicarse a la recolección de cartón y plástico en colonias de clase media, donde ubicaba domicilios susceptibles de ser robados.

Durante años se alojó en hoteles de la Merced o en vecindades de la colonia Peralvillo, colonia en la que también vendía plástico y cartón reciclado.

De acuerdo con información publicada por el columnista Héctor de Mauleón, cuando Miguel no lograba robar una casa habitación, entonces se dirigía a asaltar en unidades del transporte público.

El 24 de octubre de 2018 Miguel fue capturado en la alcaldía Cuauhtémoc, en la capital mexicana. La policía de Estados Unidos había logrado rastrear más de cien llamadas entre la hermana de Miguel y un número celular de la Ciudad de México.

Efectivos de la Procuraduría General de la República (PGR), adscritos a la Agencia de Investigación Criminal (AIC), fueron reconocidos por la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Santa Cruz, California, Estados Unidos, por el trabajo realizado para la ubicación y detención de Miguel, que era requerido por la justicia de ese país.

Te puede interesar