Violencia contra la mujer se elimina desde casa: Investigadora UANL

REALIDAD “Nos vivimos quejando de la criminalidad y la violencia en las calles, pero la mayor parte de las mujeres que son asesinadas son asesinadas en su casa”, Patricia Cerda Pérez, Investigadora Nivel II del SNI del Conacyt
Fotografía: José Luis Macías

Por: Blanca Medina Viezca y Brayan Domingo

En México cada día son asesinadas nueve mujeres, según la Organización de las Naciones Unidas.
La investigadora de la Universidad Autónoma de Nuevo León Patricia Cerda Pérez aseguró que en Nuevo León los registros de violencia contra la mujer ocurren en el hogar.

En 2018, ocho de cada 10 agresiones en el Estado fueron contra las mujeres. El otro 20 por ciento fue contra niños y niñas.

“Nos vivimos quejando de la criminalidad y la violencia en las calles, pero la mayor parte de las mujeres que son asesinadas son asesinadas en su casa”.

“Los niños van aprendiendo modelos y además son golpeados y maltratados. Es una cadenita que sigues haciendo de formación de cuadros agresores”, precisó.

Los datos analizados por Cerda Pérez provienen de la Fiscalía General de Justicia del Gobierno del Estado de Nuevo León, así como del Centro de Coordinación Integral, de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo del Estado C5.

Tipos de violencia
En 6 de cada 10 casos la violencia es de carácter físico.
4 de cada 10 combinan agresiones físicas y psicológicas.
En 9 de cada 10 casos se agredió a través de la fuerza física.
En el 8% de los casos se utilizó un objeto punzocortante o sustancia química.

Top 5 de concentración de llamadas a C5 por casos de violencia intrafamiliar en 2018:

Monterrey, (20.05%) con 6,993 casos
Escobedo (16.92%) con 5,901 casos
Juárez (12.31%) con 4,923 casos
García (11.72%) con 4,088 casos
Guadalupe (11.23%) con 3,916 casos
Los municipios fuera del área metropolitana muestran un incremento de casos de violencia intrafamiliar, principalmente Pesquería, El Carmen y Zuazua.

Igualdad, clave para empoderar a las mujeres
La investigadora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación aseguró que para eliminar la violencia contra las mujeres se necesita generar condiciones de igualdad entre hombres y mujeres.

Especialmente, precisó la investigadora, mejorar las políticas públicas encaminadas a la igualdad de oportunidades laborales.

“Si no tenemos una política social que nos dé igualdades laborales, es difícil que la mujer pueda empoderarse. Tú te empoderas desde un cambio cultural, pero también económico.

“Mientras la mujer no se dé cuenta de que es un modelo, esto se va a seguir reproduciendo. El empoderamiento de la mujer empieza en la casa y tiene que ser apoyado por políticas sociales en todos los sentidos”.

Cinco recomendaciones para eliminar la violencia contra la mujer
Los datos emanados de la investigación indican la urgencia de establecer programas de seguridad pública, agenda social y planes de desarrollo sustentable.

La violencia intrafamiliar, el pandillerismo y el suicidio son realidades que trascienden la asistencia policiaca normal y requieren de adecuaciones para atender las agendas sociales comunitarias y preventivas.

1. Atención urgente
Las zonas con alta prevalencia de violencia familiar, con programas educativos y clínico-comunitarios, así como de atención y contención.

2. Desarrollo de política social
Reconocer en la práctica los tipos y formas de familia que hoy se tienen en la entidad para proporcionarles las herramientas sustentadas en el respeto a los derechos de la vida y la integridad de las personas.

3. Brigadas especiales
En el manejo de violencia intrafamiliar, impulsar, entre otros, el establecimiento de acuerdos con empresas comerciales bajo un esquema de botones de pánico a donde puedan acudir cuando estén en peligro.

4. Atención a los agresores
Bajo esquemas de terapias psicológicas que permitan el control de impulsos o ira en bien de ellos y de las propias familias.

5. Talleres en los barrios
Desde el campo de la psicología y el trabajo social, impartir talleres en las colonias donde las estadísticas detalladas presentan una alta incidencia de violencia.

Suicidio y pandillas se retroalimentan
Aunque la violencia intrafamiliar impacta en su mayoría a las mujeres, esta conducta repercute en otro tipo de problemas: pandillerismo y suicidio.

Patricia Cerda Pérez precisó que, tras analizar 51 barrios de Nuevo León con denuncias de violencia, se encontró que en el 60 por ciento de ellos existen conflictos por presencia de pandillas.

En el 42 por ciento de estas mismas zonas, alguien se suicidó o intentó quitarse la vida. La edad de las personas con conductas suicidas oscila entre los 16 y 35 años de edad.

“La cantidad de suicidas jóvenes viven en zonas donde se concretara violencia familiar y pandilla. La degradación ambiental y el tipo de contexto en la familia y los barrios influyen en las personas”.

Te puede interesar