Terror a 47 Metros logra un ambiente de tensión desde la butaca

 

En 1975 Steven Spielberg aterrorizó y sigue aterrorizando al mundo con Tiburón, cinta que marcaría un antes y un después no sólo en el género del terror y el suspenso, sino en el cine en general. La cinta, pese a tener una premisa simple, supo aprovechar su historia y su narrativa para convertirse en una de las cintas más recordadas de todos los tiempos, pero parece que Terror a 47 Metros: Segundo Ataque no ha corrido con la misma suerte.

Hoy, con todo lo que los adolescentes y jóvenes miran en redes sociales, y que a veces son escenas horrendas o juegos mortales en los que participan, pocas situaciones vistas en pantallas chicas o grandes les asustan. Así, las películas donde la historia principal involucra a un grupo de jóvenes que van al mar a pasar un momento agradable y terminan siendo devorados por tiburones no es algo que cause furor entre ellos y a los más adultos les dan flojera.

Dirigida y escrita por Johannes Roberts, Terror a 47 Metros: Segundo Ataque sigue la aventura de buceo de cuatro adolescentes (Sophie Nélisse, Corinne Foxx, Brianne Tju y Sistine Stallone) explorando una ciudad maya sumergida. Una vez dentro, su emoción se convierte en una sacudida de terror al descubrir que las ruinas hundidas son un coto de caza para los tiburones tiburones blancos. Con su suministro de aire disminuyendo constantemente, los amigos deben navegar por el laberinto submarino de cuevas claustrofóbicas y túneles misteriosos en busca de una salida de su infierno acuoso.

A pesar del trillado tema y la falta de novedad en la cinta, el director logra crear un ambiente de tensión en lugares que poco se han visto a lo largo de este tipo de películas, no planea ser redundante o darle vueltas a la historia ni mucho menos ser pretencioso, entrega un producto con acción, con tintes claustrofóbicos que los amantes del género amarán.

Por el lado negativo, la película fracasa por poseer un pésimo desarrollo de personajes que no termina por llegar a ningún lado, pues la historia está plagada de clichés que su antecesora sufrió junto con las otras películas del género. El producto pasa sin pena ni gloria, pero como siempre decimos, usted es el crítico más importante, y que pase un rato agradable en el cine y olvide por momentos las situaciones de estrés, es el objetivo de este tipo de películas, y eso este filme lo hace muy bien.

La cinta estrena este fin de semana en las salas de cine en México.

Te puede interesar