Simon Kinberg, director de “X-Men: Dark Phoenix” asume fracaso del filme en taquilla

 

 

Simon Kinberg, director de X-Men: Dark Phoenix, reconoció que fue difícil conectar con audiencias que no han visto la saga de películas, y tampoco lo suficiente con quienes sí la vieron. Eso es mi culpa, aceptó.

El cineasta reconoció que fue difícil hacer ese análisis, pues le gustó la película y, a su parecer, era una buena cinta.

Kinberg confesó que tras recaudar la baja cantidad de 33 millones de dólares (mdd) en taquilla durante su fin de semana de estreno, recibió mensajes de apoyo de algunos colegas como Tim Miller, director de Deadpool.

Me escribió un correo electrónico con empatía por la película, a pesar de que no funciona. Dijo que la gente vendrá a verla de manera diferente, y fuera de contexto en particular, verán cosas que apreciarán en algún momento, compartió.

A nivel internacional, X-Men: Dark Phoenix apenas pudo recaudar 140 mdd en taquilla, muy lejos de los 200 mdd estimados por la industria. Los especialistas ya adelantan pérdidas por 100 mdd.

El cineasta británico, quien ha estado involucrado como productor de la franquicia desde 2006, señaló que nunca se tuvo previsto un estreno veraniego para Dark Phoenix: siempre sentí que tuvimos una fecha [de estreno] difícil para esta película en particular. No se hizo como una película clásica de superhéroes, sino que se hizo más como una película dramática, íntima y más pequeña. Originalmente, saldría en noviembre, luego saldría en febrero, y esas eran las fechas en la que sentía que en realidad habría sido más apropiadas.

Kinberg también habló sobre la adquisición de 21th Century Fox por parte de The Walt Disney Company y las repercusiones administrativas que se comenzaron a reflejarse en los últimos meses: Bueno, no hay duda de que la gente estaba siendo despedida o se fue. Creo que los despidos masivos era algo de lo que la gente estaba bien enterada miles y miles de personas. Así que el lado de marketing y publicidad de Fox se vio muy afectado, y lo noté porque, sin darme cuenta, asistía a reuniones de marketing todas las semanas y había gente que ya no estaba. Eran personas con las que trabajé durante muchos años en muchas películas que hice.

Te puede interesar