Si quieren arreglar el penal, dejen de exprimirlo

PREGUNTA DE UN AMABLE lector: ¿Será posible regresar a los ranchos en Ciudad Mier ahora que empiezan a pegarle a los hediondos?

La respuesta es sí, pero no todavía.

A como van las cosas en un máximo de tres meses se logra el objetivo.

La señal es la materialización de la Guardia Nacional, que va a centralizar todo lo que tenga que ver con el control de los apestosos.

El objetivo va andando… Va hacia allá.

¿QUÉ PASA EN LOS PENALES?… LA BUENA noticia es que se desarticularon, otra vez, los poderes internos y todo indica que un nuevo grupo llega para imponer el control.

La mala noticia es que algunas gentes del Estado insisten en sacarle dinero sucio a los centros de readaptación, y es donde se tuerce todo.

Sí el Estado ejerciera su papel de controlador y se apoyara en las fuerzas federales no habría reo, por muy malo que fuese, capaz de intimidar a un celador o a un jefe de vigilancia.

Vamos a ver si ahora Aldo Fasci le pone mano firme o se hace a un lado.

Te puede interesar