Sábado de Anecdotario

En 1979, el mundillo político priísta se estremeció con la renuncia al partido del secretario de educación estatal, Ricardo Torres Martínez, para irse como candidato del PAN a la Alcaldía de Monterrey.

Hizo mucho ruido, pero no ganó…

Cinco años después, Torres Martínez volvió a estremecer al mundillo político, cuando fue parte de una campaña de posicionamiento para el candidato priísta a la gubernatura, Jorge Treviño, quien tenía el grave problema de haber realizado toda su carrera en la Ciudad de México y se le achacaba como crítica, que no conocía Nuevo León.

Así pues, la campaña se titulabs: “Yo conozco a Jorge Treviño”…

Los personajes escogidos podían sugerir el tema, y Torres Martínez escogió al emblemático Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey, concretamente, los baños de vapor.

Pepillo Cárdenas, uno de los encargados de la campaña, frunció el ceño…

“¿No se prestará a burlas o bromas de mal gusto?… en el vapor todo mundo anda encuerado”, cuestionó.

El profe Torres Martínez sonrió… “Mire joven, en este Monterrey que usted no conoce, hay una hermandad especial que se forja en los baños de vapor… nadie es tan amigo como aquel que te conoce encuerado, ¡y no anda contando tus miserias allá afuera!”

Te puede interesar