Sábado de Anecdotario

Hernando Castillo, líder del PRI Estatal, llegó tempranito aquella mañana de enero…

Dos grados bajo cero, el frío seco, de esos que tienen cuchillas en el aire y hace tajos en el rostro y en toda la piel que tocan.

Brigada de asistencia en Fomerrey Uno, en compañía de los muchachos del juvenil.

Ahí estaban los muchachos De León… los Ruiz… los Enríquez…

-Señor, con este frío ni ganas dan de salir…

“Miren muchachos, todos los pretextos les puedo aceptar, menos eso de que no tienen ganas”.

-Pero es que si uno hace las cosas sin ganas, no salen bien.

“Les voy a decir una cosa… ustedes están aquí, en este día, gracias a que hace veintitantos años su papá fue terco y no aceptó un “no tengo ganas”… así que en honor a esa terquedad, ¡vámonos a jalar!”

Te puede interesar