Sábado de Anecdotario

En la legislatura anterior, el robusto Lalo Ordaz era el responsable de medios de Karina Barrón, la diputada.

Un día después de verlo trabajar, Karina sintió que debía ayudarlo, así que lo llamó aparte…

“Lalo, yo aprecio mucho tu trabajo y quiero ayudarte”…

Lalo sonrió ampliamente, con aquella expresión de “¡Venga el dulce!”

-Mira Lalito, yo te voy a dar el dinero, te voy a pagar la operación para que adelgaces y estés a la línea… te lo mereces por tu dedicación y de verdad quiero ayudarte”.

Lalo agachó la cabeza, parecía conmovido por gesto…

“Gracias diputada… muchas gracias, no sabe cuánto se lo agradezco, pero si de veras me quiere ayudar mejor deme el dinero y le prometo que me pongo a dieta”.

¡Santo remedio!…

Ni operación, ni dieta… ni nada, Lalito es ahora el feliz cachetoncito que trabaja en la iniciativa privada.

Te puede interesar