Sábado de Anecdotario

Inocencio Ríos Vela, era un enorme agente y luego comandante de la Policía Judicial del Estado.

Mucho tiempo estuvo en Homicidios, aunque también pasó por delitos patrimoniales, es decir robos.

Una madrugada, la información recolectada lo llevó a capturar al jefe de una banda de mozalbetes que allá por la Unidad Modelo saqueaba planteles escolares, con la particularidad de que siempre defecaba en uno de los salones.

Iban en camino cuando se toparon a un carnicero, con su bata blanca manchada de sangre de vacas y cochinos, que andaba con un machete en la calle amenazando con matarse…

Lo cargaron.

Llegaron así a la casa del ladrón, a quien sacaron con engaños, con el pretexto de comprar objetos robados, el muchacho de 17 años argumentó que no tenían pruebas… que le mostraran objetos robados por él… que él conocía sus derechos, y tenía razón.

Chencho entonces sacó de la patrulla una bolsita…

“Mira, esta es la caca que dejaste al robar”.

-¿Y cómo sabe que es mía?

“Todavía no lo sé, pero orita un doctor te la va a regresar por el mismo agujero, si cabe… ¡Es tuya!… ¿verdad doctor?, dijo y se dirigió al carnicero se la bata ensangrentada, todavía con el machete en la mano.

El muchacho nomás peló tamaños ojetes… empezó a temblar, confesó y llevó a los agentes a donde tenía todo lo robado que no había vendido.

Te puede interesar