Sábado de Anecdotario

Ocurrió después de una accidentada sesión en el Congreso del Estado…

Diego López Cruz, pintoresco y entrón diputado, ha defendido junto a su compañero el doctor Francisco González, la tribuna del Legislativo, tomada por el PAN para evitar que una sesión.

Viene todavía temblando por la emoción, ha repartido y recibido mandobles, a pesar de no tener mucho tiempo de haberse sometido a una operación del corazón.

Alguien se fija en su sacó, con un desgarro…

-¡Mire diputado!… Se lo rompieron.

“¡Ah caray!… Es nuevo y fino… algún hijo de Maruchán se me fue al baño”.

-¿De Maruchán?

“¡De sopota madre!”

Te puede interesar