Problemas mentales

El sábado, en un centro comercial de El Paso, Texas, se registró un tiroteo que dejó 20 muertos y 26 heridos. Muchas de las víctimas eran de origen hispano.

Se detuvo a un hombre de 21 años, seguidor del Presidente Donald Trump y presuntamente nacionalista blanco.

Las autoridades de esa ciudad investigan el incidente como un posible crimen de odio.

Trump declaró que ese tiroteo -y todos los que suceden a cada rato en EUA- se debió a “problemas mentales”.

Sin embargo, muchos estadounidenses acusan a Trump de generar odio en la población, debido a sus discursos racistas, discriminatorios e intolerantes.

Trump acusa a todos los migrantes hispanos de ser criminales y violadores.

Acusa a la prensa que lo critica de ser “enemiga del pueblo norteamericano”.

Reprocha a las redes sociales -que no lo apoyan- de estar coludidos con la oposición.

Insulta y amenaza a sus opositores políticos…

Sin embargo, le doy la razón al Presidente Trump: todo se debe a problemas mentales.

Y es que la gente que genera odio, es racista, discriminatoria, fanática e intolerante, seguramente padece de problemas mentales.

El Presidente Trump debería de tratarse con un especialista… y el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, debería de verse en ese espejo.

Un buen comienzo sería no ser intolerante ni llamarles fifís y conservadores a quienes lo cuestionan y critican, en uso de la libertad de expresión.

Dejar de dividir…

Te puede interesar