Mi vecina, el Chapito y los migrantes

La Guardia Nacional se ve ya en las calles y carreteras de México, esta semana vi dos videos de los valientes soldados, pues cabe destacar que la mayor parte de integrantes de la guardia son soldados; el primero me lo compartió mi “vecina favorita”, la gran activista social Nora Obregón, en el que los soldados contenían a la caravana de migrantes que venía de Centroamérica y el otro fue el que circuló por todas las redes sociales, el de la captura del hijo del “Chapo”, a quien después dejaron escapar.

Un escándalo mediático causó la violencia desatada en Culiacán, Sinaloa, debido a la captura del Ovidio Guzmán, hijo del “Chapo”; en las imágenes se ve como una zona de guerra. Al ver autos incendiados, calles bloqueadas, ciudadanos corriendo, volvieron a mi mente las imágenes de la película protagonizada por “El Guasón”; pero acá era la realidad mexicana, capturaron al Chapito y mientras todas las bandas de la delincuencia se solidarizaban con el “pobre muchacho”, líder de uno de los cárteles del narcotráfico más fuertes en México y a nivel internacional, por ningún lado se veía la intervención de las autoridades municipales y estatales.

Quizás es la decisión más controversial que ha tenido que tomar el Presidente; él lo aceptó, que tuvieron que dejar ir al narcotraficante para salvaguardar la vida de cientos o miles de civiles, que era amenazada por los delincuentes que tomaron la ciudad. Hay muchas preguntas ante esta decisión: ¿Cuántas muertes ha causado y causará al estar fuera “el Chapito”? ¿La Guardia Nacional o el Ejército Mexicano no previeron esta situación? Algo todavía peor: ¿Tienen que ver en esto los Estados Unidos?, porque ya hasta estaban pidiendo le extradición del narcotraficante.

No sé en el norte cuánto tengan que ver nuestros vecinos estadunidenses, pero influyen; mientras que en el sur sí, ahí sí ordena la política migratoria de Trump, ahí sí la Guardia Nacional no deja escapar migrantes, ahí no hay tanto escándalo mediático, finalmente son unos cientos de centroamericanos, lo importante es cumplir acuerdos con nuestro vecino el poderoso.

Igual que a mi “vecina favorita”, a muchos mexicanos no les están pareciendo las políticas migratorias de la Cuarta T, ni se diga “la estrategia” de seguridad, más con lo que sucedió en Culiacán; pero tengo que decirlo, que a pesar de que creo que a diario se comenten errores, en estos momentos de “crisis” tenemos que solidarizarnos no en torno a la Cuarta T, ni a AMLO, sino a la figura e institución que representa nuestro Presidente.

Te puede interesar