Manuel Velasco, una patada en las gónadas chiapanecas

A nivel nacional, solamente existe un gobernador que haya sido tan despreciado en los recientes tres años… es decir, tan despreciado como Jaime Heliodoro en su tierra.

Ese gobernador odiado por su gente, se llama Manuel Velasco… el ex mandatario chiapaneco.

Señalado por su corrupción, por su frivolidad… por no dejar algo que se recuerde con agrado en aquella entidad.

Así como acá se desprecia a Jaime Heliodoro, se desprecia en Chiapas a Velasco.

Los chiapanecos se volcaron hacia Andrés Manuel López Obrador en gran parte, por el hastío que les produjo la administración de ese amigo de Peña Nieto.

Votaron rabiosamente por el candidato de MORENA, quien unos años antes declaraba que Velasco había robado muchos millones para comprar votos.

Esperaban justicia, esperaban que López Obrador les ayudase a perseguir y castigar a su mal gobernador.

¡Pobres chiapanecos!

Lo que la Cuarta Transformación les hizo es una grosería.

Es como orinar en la puerta de quien llora.

A Manuel Velasco no lo persiguió López Obrador, antes que eso, le permitió ganar su Senaduría pluri… le guardó su escaño en la Cámara Alta y lo regresó para que terminara su gestión como gobernador con todas las de la ley.

Y para darle vuelta a la daga que se clava en el pecho, lo anuncian para tomar la Secretaría del Medio Ambiente.

¿Así de plano?

¡Así de plano!

Es una burla… es escupir en la cara… es una patada en los tanates… es un piquete de trasero.

Bueno, iba yo a burlarme tantito de los chiapanecos crédulos, pero miro hacia mi Palacio de Gobierno y me da vergüenza.

Nos aplican el mismo tratamiento.

Ese es el estilo, premiar a los corruptos y a los ineficaces.

Premiarlos y en cualquier chico rato, en vez de mandar a Heliodoro a comparecer ante un juez, van a mandarlo como secretario de Agricultura.

Me conduelo de los chiapanecos… espero que los chiapanecos se conduelan de nosotros.

Te puede interesar