Los tenían que irse… los que tenían que llegar… lo que tenía que pasar

Fue toda una camada de priístas, a quienes como dijera Manlio: “Les llegó el poder antes que el trabajo”, por tanto, no apreciaron lo que significaba el uso de sus investiduras.

Gobiernos como el de Javier Duarte y su tocayo César… como el de Borge en Quintana Roo… como los del EdoMex…

Y de entre todos ellos, debo reconocer que el de Rodrigo Medina era el menos peor (y que quede claro, dije Menos Peor) no se salvaba uno solo.

Corrupción generalizada, impune y cínica… claro que hartaron a una ciudadanía inerme.

Los panistas con los que convivieron no se quedaron atrás…

Cabeza de Vaca es un lamentable ejemplo de lo mal que el PAN rindió frutos… pero los Larrazàbal, las Margaritas, los Anaya… los Gracia…

Un montón de nombres que evocan justo lo mismo que la mala camada del PRI.

Por tanto, ni modo que nos sorprendamos de que ahora hayamos llegado a una Presidencia de la República en manos de alguien como López Obrador, quien con su discurso contra la corrupción y sus formas externas tan seductoras para la clase harta, simplemente dejó que la ola se lo llevara hasta la otra orilla.

Menos de dos meses después de iniciado el gobierno, la sensación de corrupción no ha desaparecido, cierto, es poco tiempo.

Pero sus ofertas principales dejan poco:

-El avión presidencial está a la venta, y decían sus adláteres que con ese dinero se podía hacer una refinería.

Bueno, ahí sigue a la venta y sin ofertas, ¿quién lo va a querer?… ¿en qué nos beneficia que esté guardado?

-Los sueldos de los altos funcionarios se bajaron…

Bueno, sí, pero ello no ha significado que con ese ahorro se recupere el dinero necesario para quitar el IEPS a la gasolina, que iba para abajo pero gracias a la sobredemanda por el huachicolazo, ahí va para arriba otra vez.

-Se quitaron las pensiones presidenciales…

Otra vez, ese ahorro es solamente un estandarte, pero seguimos sin que se note en beneficios para la sociedad mexicana.

-Se incrementan las pensiones para los adultos mayores…

Cierto, pero desaparecen las pensiones estatales, lo cual significa que reciben lo mismo, pero ahora de una sola fuente.

De todos modos, debo reconocer, que es poco tiempo…

Que las expectativas de un derrumbe no se cumplen, pero tampoco las ilusiones de un despegue.

Seguimos igual…

Mucho ruido hasta ahora, pocas nueces.

Te puede interesar