Los reacomodos no cuajan porque no hay fuerza oficial

ANTE LA SITUACIÓN QUE SE VIVE, retomamos el tema de la seguridad…

¿Qué pasa?, hace dos meses advertimos que el reparto en los espacios podría ayudar solamente en caso de que se afirmara la estrategia de tener una presencia fuerte, especialmente de la Guardia Nacional, o del Ejército, que impidiera los acuerdos locales con los grupos criminales.

No tenemos Guardia Nacional, todavía, y los pleitos criminales por el control de las zonas geográficas ya se dejan sentir.

Advertimos con tiempo, hace dos meses, del riesgo que se corrían los cuerpos policíacos y de ahí algunas autoridades, más de un funcionario o ex funcionario tendría que evaluar incrementar su seguridad, renunciar o evitar actos públicos.

Los hediondos desplazados buscan con los apoye o quien les pague.

CURIOSAMENTE ESTA OLA DE VIOLENCIA SE MANIFIESTA AHORA de manera urbana, mientras en la carretera las cosas se encuentran estables, especialmente hacia la frontera.

Por ahora las acciones criminales están centradas en dos vertientes, una es la lucha por el control de espacios entre quienes fueron designados dueños de una zona, y los que no quieren dejarla; la otra es la exigencia a elementos de seguridad o funcionarios con quienes tienen deudas a favor, que quieren cobrar.

En Nuevo León no tenemos un sistema de seguridad pública local que sea confiable, es imposible que se logre contener esta ola de violencia o de reducirle espacios a los maleantes.

Hay sin embargo, policías locales quienes tienen información y capacitación para lograr mejores resultados, principalmente la de Monterrey, con un Alcalde que le sabe y le gusta el trabajo a fondo en estos temas y tiene un reto fuerte en el sur de la ciudad.

En cuestión de hechos violentos, no nos aguardan días tranquilos…

Los riesgos más próximos están relacionados con ataques a sitios nocturnos, otra vez… hay que andar con cuidado o evitarlos.

Te puede interesar