Los dueños del agua

El agua es salud… el agua es vida… eso es un hecho innegable. Y la vida y la salud son derechos humanos.

Por eso es que es tan indignante lo que está sucediendo en Servicios de Agua y Drenaje.

Enterarnos de que existe una corrupción galopante… que el nepotismo, el ausentismo y la ineficiencia son el pan de cada día.

Que el servicio es deplorable y las tuberías están en pésimo estado y sin el mantenimiento adecuado.

Que las fugas de agua se suceden un día sí y otro también, con la consecuente pérdida del vital líquido.

Que son unos de los principales causantes de los baches en la ciudad, debido a los trabajos mal hechos.

Que desde hace 40 años una sola familia -y achichincles- es la que controla el sindicato y hace y deshace a su antojo.

Que han corrido a los buenos empleados que tenían para darle trabajo a los amigos recomendados que no tienen preparación ni experiencia.

Que su deuda es inmensa… y que hacen negocio con ella.

Que en el sur de Nuevo León la población no está recibiendo el servicio… pero el recibo de cobro les llega puntual a su casa.

Que por décadas, ninguna administración -del color que quiera y guste- haya podido detener tanta irregularidad.

Que la administración actual no haga nada al respecto… al contrario, empeore la situación.

Ahora resulta que una bola de burócratas y de políticos inútiles y deshonestos se creen los dueños de Agua y Drenaje. Se creen los dueños del agua.

Y, por lo tanto, se creen los dueños de nuestra vida.

No se vale.

Te puede interesar