Las buenas razones del mal aumento

Nos dijeron que el incremento bestial en el costo del refrendo vehicular tenía un objetivo: Quitarle incentivo al uso del vehículo propio para fomentar la movilidad a través de medios alternos, como el transporte público.

¡Ah bueno!, menos mal…

¿Y ahora cómo vamos a justificar el aumento en las tarifas del transporte urbano?

Bueno, yo tengo algunas ideas:

1.- Al desGobernador le faltan unos centavitos para pagarle a los albañiles que le construyen el palacete rosa.

2.- Jorge Longoria ha tomado el papel de benefactor de causas nobles… de esas que le pegan a los ciudadanos en las partes nobles.

3.- Ya estuvo bueno de pobretear a Nuevo León, si el desGobernador puede comprar una güila en 54 millones de pesos sin pujar, ¿por qué los ciudadanos no pueden pagar un pasaje de a 17 pesos?

4.- Se trata de un esfuerzo para reactivar el tejido social, ya que de acuerdo con el punto de vista del desGobernador, los arrimones generan oportunidades de socializar.

Y seguramente encontrarán muchos otros.

Porque en Nuevo León los disparates se convierten en el pan de cada día, al grado que en algún momento lo sensato será una rareza.

Como dicen y dicen bien…

Ellos aprietan la tuerca hasta donde pueden, y nosotros aguantamos calladitos.

A pagar se ha dicho.

Te puede interesar