La vara a tiempo…

Don Roberto Orozco Melo, Alcalde en Saltillo y luego secretario general de Gobierno con Flores Tapia, me platicó alguna vez que en cierta reunión de Gobernadores en Querétaro, le preguntó a Chano Bortoni cómo le hacían para mantener a Nuevo León con un índice delictivo bajísimo…

“Muy sencillo”, le dijo Chano, “cada que pescamos una banda, los llevamos a la sala de interrogatorios y les metemos una pajueliza que terminan meando sangre… los dejamos reponerse dos días, ¡y otra chinga!”.

-Seguro con eso escarmientan, le diría don Roberto…

“Por si acaso no lo hicieran, al final los vamos a perder al monte, allá los dejamos con una cantimplora y un lonche, si regresan, puedes estar seguro de que en Nuevo León no vuelven a poner un pie”.

Los especialistas en derechos humanos pondrían el grito en el cielo por semejante atrocidad, pero muchísimos ciudadanos, yo diría que una gran mayoría, dirían que hace falta regresar a esos métodos, porque como lo dijo el sabio Salomón, “la vara aplicada a tiempo, corrige”.

Lamentable que entre más libertades tienen los chavos, más conductas antisociales desarrollan.

Yo creo que a este país le falta disciplina, que debiera comenzar por la clase gobernante.

A este país le falta vara, aplicada a tiempo.

Lo que no le falta es imponer en la Comisión de Derechos Humanos a una admirable mujer quien sin embargo, tiene la visión sesgada hacia el lado del delincuente con causa.

Menos vara, pues…

A ver cómo nos va.

Te puede interesar