La tirada, una coalición y solo dos candidatos en el 21

A LA HORA DE LOS ESTUDIOS SERIOS DE opinión, un político de carrera crece en los recientes meses… digamos que desde hace cuatro meses, El Torito, alias Héctor Castillo ha levantado de a medio punto… hasta dos en cada uno de esos meses.

Se trata del mayor crecimiento real, numérico, y como todavía falta mucho para la gran decisión, a ese ritmo va a estar entre los primeros en preferencias.

Su perfil resulta atractivo, muy joven pero muy responsable, serio y sin poses… el hecho de que no parezca político le ayuda muchísimo.

POR CIERTO, TODO INDICA QUE EL esfuerzo no alineado buscará que solamente haya dos candidatos en el 2021…

Si la intención del grupo empresarial-político que va a Palacio Nacional insiste en abanderar a Pedro Bello, alias Samuel García, el resto trabaja para una candidatura de unidad.

Ese candidato puede dar a Nuevo León el primer gobierno de coalición de su historia, unidos todos para evitar ese disparate que significa llevar a Samuel García a la gubernatura.

Por ello ve usted las reuniones entre Fuentes y Takechi… Fuentes y Tatiana… Tatiana y Tijerina.

En ese grupo el hombre de vanguardia, el que puede darle forma a la coalición es WaldoSmart, alias Waldo Fernández…

Él puede sentarlos a todos en la misma mesa y fijar espacios, plazos y estrategia.

Por un gobierno a la altura de Nuevo León.

ESTO ACABARÁ CON LA HEGEMONIA PARTIDISTA… de nada va a servir que seas dirigente del PRI… del PAN… de MORENA.

Si cuaja esta coalición, el próximo gobernador no será candidato de un partido.

Es decir… no le van a dar chance de vender la derrota.

PERO BUENO, HABLEMOS de la grilla local… Alejandro Rojas viene para resolver, según él, el relevo en la coordinación de la bancada de MORENA en el Congreso.

Pero no trae el aval de Ricardo Monreal, al menos de manera oficial.

Su encargo es agitar las aguas, no dejar que se calmen… porque si se calman le dan espacio a YeiKolita Polenvsky para tratar de reparar el boquetón que le hicieron a su nave.

LA COSA CON LA VISITA DE Alito Moreno a Nuevo León es que nadie acá quiere meterle billete para juntarle gente en sus eventos.

Quieren que saque de lo suyo porque ahora mismo, la posibilidad de recuperar lo gastado es nula.

Los pleitos internos borraron el acuerdo de que Nuevo León iba para el PRI.

Ni modo..

Te puede interesar