La Tierra alcanzó peligrosos niveles de CO2 nunca vistos en varios millones de años, alertan

 

EU.- La concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera alcanzó este fin de semana más de 415 partes por millón (ppm), mucho más que en cualquier otro momento de los últimos 800 mil años, alertó el Observatorio Mauna Loa ubicado en Hawai.

El dióxido de carbono se llama gas de efecto invernadero por su capacidad para atrapar la radiación solar y mantenerla confinada a la atmósfera. Es el más frecuente entre todos los gases de efecto invernadero producidos por actividades humanas, atribuido a la quema de combustibles fósiles.

“Ésta es la primera vez en la historia humana que la atmósfera de nuestro planeta ha tenido más de 415 ppm de CO2. No sólo en el tiempo del que tenemos registros, no sólo desde la invención de la agricultura hace 10.000 años. Desde antes de que existieran los humanos modernos hace millones de años. No conocemos un planeta como este”, escribió en su cuenta de Twitter el meteorólogo, Eric Holthaus.

El experto localizó el nuevo máximo el domingo cuando fue publicado por la Institución de Oceanografía Scripps, que mide las tasas diarias de CO2 en Mauna Loa junto con científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Las mediciones han sido continuas desde que el programa fue iniciado en 1958 por el difunto Charles David Keeling, por quien se le llama la Curva de Keeling a una gráfica del aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera.

La curva forma de su conjunto de datos, una tendencia estacional que refleja lecturas de CO2 en constante aumento que superaron las 400 ppm en el aire por primera vez en la historia de la humanidad en 2013.

Antes del inicio de la Revolución Industrial, los niveles de CO2 habían fluctuado a lo largo de los milenios, pero nunca habían excedido las 300 ppm en ningún momento en los últimos 800 mil años.

Organizaciones ecológicas han alertado que esta situación puede generar consecuencias desastrosas para la Tierra y sus habitantes. Incluso algunos han afirmado que si esto no se controla en el 2030 ya no habrá marcha atrás.

Sumado a la concentración de dióxido de carbono se encuentra la alerta de que un millón de especies animales y vegetales se encuentran en riesgo de extinción, muchas en las próximas décadas, a menos que haya un cambio radical en los métodos de producción y consumo, según advierte el mayor informe sobre biodiversidad hasta la fecha.

El análisis de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), presentado en la Unesco, subraya la responsabilidad humana en esta situación límite porque los cambios en el uso de la tierra y el mar y la explotación directa de ciertos organismos son los principales culpables.

El cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras completan esa combinación, que ha llevado a que la tasa de extinción actual sea ya “entre decenas y cientos de veces más alta que el promedio experimentado en los últimos 10 millones de años”.

Te puede interesar